Urribarri confirmó que anularán contratos de tierras donde hubo quema de pastizales.

En el encuentro, el mandatario advirtió: “Seremos muy estrictos ante cualquier irregularidad” referida a los incendios. Además, ordenó un estricto control del gasto a sus funcionarios.
En la reunión de Gabinete que se desarrolló esta tarde en Casa de Gobierno, el gobernador Sergio Urribarri reiteró su determinación de rescindir los contratos de arrendamiento de las tierras donde se hayan verificado quemas de pastizales. Así lo hizo saber hoy en las reuniones que mantuvo más temprano con el jefe de Gabinete, Sergio Massa, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

La decisión de rescindir los contratos de arrendamiento fue anunciada por el mandatario en setiembre, pero hoy fue ratificada tras los encuentros que mantuvo en Capital Federal, acompañado por el fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes. “Seremos muy estrictos ante cualquier irregularidad de esta índole. Hay mucha irresponsabilidad y en el contexto que estamos viviendo no podemos permitir este tipo de conductas”, aseveró al respecto y brindó precisas instrucciones al secretario de la Producción, Roberto Schunk, y al subsecretario de Producción Agrícola, Recursos Naturales y Desarrollo Rural, Rubén Sarli.

Tras evaluar la compleja situación que atraviesan la provincia y la región en razón de la persistente sequía que azota buena parte del territorio nacional y enumerar los perjuicios que ocasiona no solamente a los sectores del agro, sino a diversas actividades vinculadas, el gobernador destacó que Entre Ríos es uno de los pocos distritos en los que se ha llevado a cabo un minucioso relevamiento en conjunto con los organismos nacionales. “El panorama es alarmante”, advirtió Urribarri.

A tal situación, sumo las contingencias derivadas de la crisis económica mundial y dio paso a un informe brindado por el ministro de Economía, Diego Valiero, que reveló que “la merma ocasionada en la recaudación es producto de la postergación del revalúo del Impuesto Inmobiliario Rural –unos 50 millones de pesos– y por la crisis financiera internacional”.

En este marco, y de cara al nuevo año, el mandatario anuncio una serie de medidas a instrumentar en materia presupuestaria: “La programación del presupuesto se aplicará estrictamente y en función de los niveles efectivos de recaudación”, expresó. Luego, añadió: “Cada área de la administración deberá instrumentar un férreo control del gasto y para cada proyecto se deberá constatar la viabilidad presupuestaria y financiera”.

Comentá la nota