Las urnas quedaron bien guardadas en Cisjordania

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) anunció la suspensión indefinida de las elecciones previstas para enero, en una reunión en la que pidió a Mahmud Abbas que siga como presidente hasta la celebración de los comicios. "Las necesidades nacionales requieren aplazar las elecciones y flexibilidad para fijar una nueva fecha, a fin de impedir una mayor división entre Cisjordania, Jerusalén Este y Gaza", declaró el secretario general del Consejo Nacional Palestino (CNP), Yaser Abed Rabo, que acusó al movimiento islamista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, y a Israel, que ocupa Cisjordania y Jerusalén Este, de bloquear el proceso electoral.
"Israel quiere impedir las elecciones en Jerusalén para decir que la ciudad no es parte de los territorios palestinos, y Hamás quiere prohibir los comicios en Gaza para torpedear la reconciliación y extorsionarnos", afirmó.

El presidente palestino Abbas convocó en octubre a elecciones generales presidenciales para el 25 de enero, tras haber terminado formalmente su mandato al frente de la Muqata en enero de 2009. Un mes después, Abbas anunció que no se presentaría como candidato en los comicios, una decisión que reiteró ayer ante el CNP y que apoya un 57% de los palestinos. Todo ello disparó el temor en el liderazgo palestino y el movimiento moderado Al-Fatah, columna vertebral de la OLP, de que se produjera un vacío de poder, lo que originó la convocatoria del CNP.

En la reunión, Abbas pronunció un discurso cargado de acusaciones a Israel y Hamás, que no pertenece a la OLP, en el que descartó regresar a la lucha armada para lograr un Estado palestino independiente, como había defendido el lunes el grupo islamista en la celebración de su 22º aniversario. "¿Qué quiere (Israel) de nosotros, el regreso a la violencia? No lo aceptaré", subrayó Abbas, antes de decir al Estado judío: "Ustedes que fueron quemados en el Holocausto, no nos quemen ahora a nosotros, no nos maten".

Abbas dejó en claro que los palestinos han optado por la vía del diálogo, pero no volverán a la mesa de negociaciones hasta que el premier conservador israelí, Benjamín Netanyahu, suspenda por completo la expansión de las colonias judías en Jerusalén Este y en Cisjordania y apoye con claridad la creación de un Estado palestino.

Comentá la nota