En una urna de Trancas había 274 sobres y 285 votos

Durante el escrutinio, cuyas cifras finales se conocerán entre hoy y mañana, se detectaron pocas anormalidades
De un plumazo, en apenas media hora, a la oficialista alianza Frente para la Victoria (FV) se le esfumaron más de 300 votos. Diez minutos más tarde, recuperó casi 50 sufragios. Ese fue el ritmo que tuvo el mediodía de ayer el escrutinio definitivo en la Junta Electoral Nacional (JEN), que se alteraba cuando se debía abrir alguna urna y recontar voto a voto.

La modificación de algunas actas fue la excepción, y no la regla, por lo que el cambio no incidirá en la distribución de las bancas (dos senadores nacionales y tres diputados nacionales para el Frente para la Victoria, y un senador y un diputado para el Acuerdo Cívico y Social). Por el contrario, la mayoría de los documentos electorales fueron elaborados correctamente. Donde más problemas se registraron fueron en escuelas de los departamentos de Cruz Alta y de Trancas, que obligaron a efectuar rectificaciones, generalmente en perjuicio del oficialismo.

La mayor caída en sufragios para el FV se registró con la anulación de la mesa femenina 1.354, de Trancas, por una doble incoherencia entre los distintos campos de cifras: el acta y el certificado de escrutinio estaban en blanco, por lo que se procedió a escrutar la urna. Se determinó que habían votado 280 ciudadanos, pero había 274 sobres y 285 votos, de los que 221 eran para el oficialismo. El Código Electoral Nacional determina que si hay una diferencia mayor a cuatro en cualquiera de esos ítems, la mesa debe declararse nula, y así se dispuso. Fue la única mesa afectada por esta decisión.

Conteo de sobres

Distinto fue el destino de la mesa 1.197, también del padrón femenino, de la nueva escuela Ramón Paz Posse, en Banda del Río Salí. Allí, según el acta de escrutinio provisorio, el FV había obtenido 239 votos para senador y 277 para diputado. Sin embargo, como no había uniformidad en las cifras, se contaron los sobres y había 279. A partir de entonces, se revisó voto por voto: el oficialismo quedó con 184 sufragios para la Cámara Alta y 183 para la Baja.

El peronismo se alegró en la escuela 1.277, de Cruz Alta, donde se cargó mal la cifra para el Senado. Así el único voto que figuraba se transformó finalmente en 49.

Ante la detección de cualquier falencia, se procedió a recontar los votos, ya que el criterio que primó fue el de dar la mayor validez posible a la voluntad del ciudadano.

Por la noche concluyó el escrutinio, aunque las cifras finales de toda la provincia se conocerían entre esta tarde y mañana. Ocurre que las planillas definitivas deben ser cargadas en el centro de cómputos de la JEN y luego controladas por última vez.

Así, en el caso de detectarse algún error, todo el proceso vuelve a cero y se empieza de nuevo con esa mesa, hasta certificar la exactitud del resultado. Después, se informarán los números obtenidos por cada partido o frente, con determinación de departamento y de circuito electoral.

El último paso que dará la JEN será la proclamación de los tres senadores nacionales y de los cuatro diputados electos, que deben asumir sus bancas el 10 de diciembre (Ver "Aún no tiene..."). Se trata de los peronistas Beatriz Rojkés de Alperovich y Sergio Mansilla, y del radical José Cano, para la Cámara Alta; y de los justicialistas Osvaldo Jaldo, Stella Maris Córdoba y Juan Salim, y del opositor Juan Casañas, para la de Diputados.

Comentá la nota