Uribe se salvó de las bombas

Dos miembros de las FARC murieron al estallar un explosivo en el pueblo donde el presidente colombiano celebró el comienzo del Bicentenario.
El inicio de los actos del Bicentenario de la Independencia de Colombia se vio empañado ayer por el hallazgo de un coche bomba y la muerte de tres personas por una explosión en el departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela, donde el presidente Álvaro Uribe encabezó las celebraciones. Dos presuntos guerrilleros de las FARC y un niño murieron al estallar los explosivos que los rebeldes trataban de instalar en una bicicleta, en un caserío del municipio de Tame (noreste), horas antes de que Uribe asistiera al desfile militar por el 199º aniversario de la independencia.

Los guerrilleros manipulaban los explosivos en el interior de una casa cuando el artefacto estalló e hirió a un niño de cinco años que estaba con ellos y quien horas después falleció en un centro hospitalario. Soldados del Ejército llegaron a la zona y mantienen un férreo control en esa pequeña localidad, cercana a la frontera con Venezuela, conocida como la cuna de la emancipación colombiana.

El Ejército también capturó en las últimas horas en la vecina ciudad de Arauca, capital provincial, a dos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando se aprestaban a colocar un coche bomba. Durante la operación fueron incautados cuatro kilos de amonal que al parecer iban a ser usados para atentar durante las celebraciones de la independencia, según fuentes militares que confirmaron la muerte de otro rebelde en un paraje de Tame, al que se le incautaron armas, municiones y una computadora.

Comentá la nota