Uribe: sin marcha atrás para las bases

De cara a la cumbre de la Unasur en Bariloche, el presidente descartó cambios en su pacto militar con la Casa Blanca
BOGOTA.- En medio de la polémica regional y cuando falta poco más de una semana para la cumbre de la Unasur, en Bariloche, en la que se discutirá la presencia militar norteamericana en bases colombianas, el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, no dejó margen a dudas y afirmó que el acuerdo con Estados Unidos no tiene marcha atrás.

"Yo creo que aquí hay una reacción porque el terrorismo siente que estos pasos son plenamente demostrativos de nuestro propósito de derrotarlos enteramente [...]. Nuestra política no tiene reversa. Hay que derrotarlos totalmente y éste es un paso en la dirección correcta", sostuvo Uribe.

A pesar de su determinación en seguir adelante con el pacto militar que divide la región, el presidente confirmó su asistencia a la cumbre de Bariloche del próximo 28, donde los mandatarios de América del Sur tratarán el asunto. El tratado con Washington suscitó especial enojo en Venezuela, donde Hugo Chávez advierte, casi a diario, que Estados Unidos podría usar esas bases para invadir su país. (Ver aparte.)

La semana pasada, Uribe, invitado a Bariloche por Cristina Kirchner, había dicho que trataría con sus pares el tema de las bases sin condiciones. Sin embargo, según la prensa colombiana, el acuerdo entre Bogotá y Washington estaría firmado dentro de una o dos semanas, es decir, probablemente antes del inicio de la reunión de la Unasur.

El diario El Tiempo dijo en su edición de ayer, basándose en una fuente del gobierno de Bogotá, que todo está previsto para que los primeros aviones norteamericanos aterricen en Colombia en menos de un mes.

"[El pacto militar] responde a nuestra determinación de derrotar al terrorismo totalmente", afirmó Uribe en un acto público.

El comandante de las fuerzas militares de Colombia, general Freddy Padilla, dijo que Estados Unidos no hizo imposiciones a Bogotá en la negociación que culminó el viernes pasado para el uso de siete bases.

"Todos los puntos fueron de mutuo acuerdo y no hubo imposición de temas. La negociación se hizo respetando las constituciones de ambas naciones", dijo Padilla.

Tras el cierre de las negociaciones, el texto del acuerdo, que sigue sin conocerse en su totalidad, debe ser sometido a análisis del Consejo de Estado, máxima instancia de la justicia en lo contencioso administrativo de Colombia. Una vez aprobado por el Consejo, Bogotá dará luz verde a los militares norteamericanos para la utilización de cinco bases aéreas y dos navales.

El acuerdo contiene 20 puntos básicos divididos en tres temas: la presencia del personal estadounidense en Colombia, los términos para la realización de operaciones y el intercambio de información.

Según algunos avances del acuerdo, las autoridades de Colombia deben avalar cada movimiento de los estadounidenses en su territorio y desde las bases incluidas en el pacto militar no se podrán preparar operaciones hacia otros países.

Uno de los puntos que más inquietud causan en los partidos opositores de Colombia es el de la inmunidad. En los últimos años se han presentado casos de delitos supuestamente cometidos por militares estadounidenses que no han podido ser investigados por la justicia colombiana.

Documentos a los que tuvo acceso El Tiempo indican que en el acuerdo que será firmado la Fiscalía de Colombia colaborará entregando pruebas que contribuyan a procesos judiciales en Estados Unidos, aunque puede haber excepciones a la inmunidad en casos de extrema gravedad.

Por medio del acuerdo, Estados Unidos entregará a Colombia información de inteligencia en tiempo real, que puede ser aportada por Bogotá a países que tienen problemas con el narcotráfico, como México.

El ex presidente colombiano Ernesto Samper (1994-1998) cuestionó ayer que el gobierno hubiese tomado la decisión de firmar el acuerdo sin debatir en público su contenido.

Para el ex mandatario, el uso de las bases por parte de Estados Unidos "tendrá implicaciones en el cambio del relacionamiento externo de Colombia parecidas a las que tuvo, hace más de un siglo, la pérdida del canal de Panamá".

Samper, que aunque pertenece al opositor Partido Liberal apoya al gobierno en algunos temas, dijo que lo ideal sería circunscribir el acuerdo a una sola base, la de Palanquero, en el departamento de Cundinamarca, en el marco de un consenso con la Unasur. "Sería una base-modelo muy distinta de la base-problema que hoy nos están ofreciendo. Todo ello sería posible, a menos que existiera una agenda oculta detrás de este controvertido y peligroso acuerdo", afirmó.

Agencia DPA y diario El Tiempo

Claves del acuerdo de Alvaro Uribe con EE. UU.

* Las bases militares. Colombia permitirá a EE.UU. el uso de cinco bases aéreas y dos navales. Estará permitida la presencia de 800 militares y 600 contratistas.

* Inmunidad. Es uno de los puntos más polémicos del acuerdo. Salvo casos excepcionales, los soldados de EE.UU. no podrán ser juzgados en Colombia.

* Límites. EE.UU. no podrá hacer operaciones desde Colombia hacia otros países.

Comentá la nota