Uribe desautoriza a su vicepresidente

El gobierno de Alvaro Uribe aseguró que es necesario mantener la lucha antidrogas y la confrontación contra el crimen organizado a través del Plan Colombia, en abierta desautorización del pedido del vicepresidente, Francisco Santos, de que la iniciativa respaldada por Washington concluya. "Hay que continuar con el Plan Colombia. Este Plan se necesita para poder consolidar los resultados en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo", aseguró un comunicado de Cancillería. El texto oficial rechaza de plano manifestaciones de Santos, quien dijo que el Plan Colombia había sido importante, pero que ahora el precio que había que pagar por él era "indigno" para el país.

La iniciativa se activó en 2000 y tiene un componente militar y del orden social cuyo costo anual asciende a los 600 millones de dólares que gira Washington. Santos también reclamó replantear las relaciones con la Casa Blanca. "Nosotros todavía tenemos cien mil hectáreas de droga y todavía tenemos por ahí unos carteles muy peligrosos. Entonces, eso hay que seguirlo combatiendo. Y eso no se combate solo. Eso necesita la ayuda de Estados Unidos", dijo Uribe en una rueda de prensa conjunta con su homólogo hondureño Manuel Zelaya.

Comentá la nota