Uribe defendió su política antiterrorista

Afirmó que su estrategia contra las FARC aumentó la confianza del inversor extranjero; el mandatario reiteró su intención reeleccionista
BOGOTA.- En pleno debate regional por el polémico acuerdo militar entre Bogotá y Washington, el presidente colombiano, Alvaro Uribe, dijo ayer que su país enfrenta el desafío de "un terrorismo rico" sin recortar las libertades, como ha ocurrido en otras naciones, y que esa lucha ha aumentado la confianza de los inversores extranjeros.

"Lo hemos enfrentado [al terrorismo] sin legislación marcial, sin recorte de libertades. Lo hemos enfrentado con una legislación civilista", dijo Uribe durante la instalación de la V reunión de la Conferencia Estadística de las Américas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEA-Cepal).

El mandatario indicó que en otros países, "para desafíos menores", se han impulsado legislaciones que recortan las libertades, contrariamente a lo que ha ocurrido en Colombia. Uribe agregó que combatiendo el terrorismo se logra ganar confianza y que gracias a los avances en materia de seguridad los inversores extranjeros ven con buenos ojos al país.

"[Colombia] está avanzando en confianza inversionista. Hemos pasado la tasa de inversión del 12 al 25 por ciento", manifestó Uribe, quien puntualizó que hace algún tiempo la inversión foránea era de entre 500 y 700 millones de dólares, mientras que el año pasado fue del orden de los 10.564 millones de dólares. Precisó que pese a la crisis económica mundial, en los primeros seis meses de este año la inversión extranjera llegó a 4500 millones de dólares.

Esta nueva defensa de la lucha contra las FARC llega en momentos en que Uribe protagoniza una gran tensión con su par de Venezuela, Hugo Chávez, y con el de Ecuador, Rafael Correa, que consideran una grave amenaza a su propia seguridad al pacto militar entre Colombia y Estados Unidos.

En ese contexto, Uribe insistió ayer en que las siete bases colombianas que utilizarían militares estadounidenses serían para combatir el narcotráfico y el terrorismo y no para amenazar a sus vecinos.

Uribe hizo la afirmación en una reunión que sostuvo con varios senadores del oficialista Partido Social de Unidad Nacional U, que reiteró su respaldo al gobierno por la iniciativa. "El señor presidente nos reiteró que el acuerdo con los Estados Unidos es para combatir el narcotráfico y el terrorismo. Colombia nunca ha sido ofensiva de los países hermanos ni lo será", expresó el legislador Eduardo Benítez.

Tercer mandato

En el marco de esa reunión, Uribe habría confirmado también que se postulará a un tercer mandato si el Congreso aprueba una ley que convoque a un referéndum que lo habilite. El 19 de junio el Senado aprobó la convocatoria a una consulta popular. Sin embargo, la ley para convocarlo no salió aún del Congreso porque falta un acuerdo entre el Senado y Diputados.

La negociación que realizan los gobiernos de Colombia y Estados Unidos ha sido fuertemente cuestionada en las últimas semanas por diversos gobiernos de la región. Esos cuestionamientos obligaron la semana anterior a Uribe a realizar una gira que incluyó visitas a la Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Perú, Paraguay y Uruguay. Analistas coinciden en que esta gira contribuyó a evitar que la cumbre de la Unasur celebrada en Quito condenase el acuerdo con Estados Unidos.

Uribe no asistió a la cumbre porque Bogotá y Quito mantienen rotas sus relaciones diplomáticas desde marzo del año pasado, como consecuencia del bombardeo colombiano contra un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano.

El ministro ecuatoriano de Defensa, Javier Ponce, consideró ayer que Uribe se marginaría del proceso de integración regional si no acude a la reunión presidencial extraordinaria que podría realizarse en la Argentina para tratar el caso de las bases militares.

"Si [Uribe] desiste de asistir se margina y se excluye de todo el proceso de integración. No quiero ni imaginarme una tontería así", dijo Ponce.

Agencias AP, AFP y ANSA

Gaviria advierte sobre el caudillismo

* BOGOTA (EFE).? Mientras soplan con más fuerza los vientos reeleccionistas en Colombia, el ex presidente de ese país, César Gaviria, afirmó ayer que su país "no necesita caudillos" al reiterar su rechazo a la reelección de Alvaro Uribe, que buscaría un tercer mandato consecutivo. "El país no necesita caudillos que le permitan el escapismo que se genera del convencimiento de que un hombre puede ser la fuente de solución de todos los problemas", expresó Gaviria. Disidente del Partido Liberal Colombiano, formación que dirige Gaviria, Uribe llegó al poder en 2002 y fue reelegido en 2006 tras una reforma constitucional.

Comentá la nota