Uría recibe a los hospitalarios rionegrinos de paro

Se reunirá a las 9:30 en Viedma con los delegados. En tanto, sigue la protesta en casi toda la provincia.
Hoy se reunirá la ministra de Salud, Cristina Uría, con los delegados de los profesionales hospitalarios rionegrinos que realizan retención de servicios desde la semana pasada en reclamo de mejoras salariales. El encuentro al que convocó Uría para hoy a las 9:30, será en el edificio de la Función Pública, en calle Güemes y Álvaro Barros.

Una notificación del encuentro fue enviada a los directores de los hospitales rionegrinos para que estos informen "a los voceros, designados representantes de los profesionales hospitalarios, que la reunión se realizará a las 9:30, en la Función Pública y Reconversión del Estado, siendo recibidos por el ingeniero Carlos Oliva y la ministra de Salud", se precisó en la nota de invitación.

Según trascendió, la titular de Salud se reunió ayer con el gobernador Miguel Saiz, el secretario General de la Gobernación, Francisco González, y el titular de la Función Pública, Carlos Oliva, para ajustar aspectos del encuentro de hoy.

Uría manifestó las expectativas del gobierno provincial de "encontrar un espacio de conversaciones que permita acordar alternativas a los reclamos de este sector, en un escenario económico nacional y provincial complejo".

Agregó que la de hoy en Viedma "será la primera de una serie de reuniones que esperamos mantener para discutir el reclamo salarial manifestado por los profesionales y técnicos" de los hospitales provinciales.

Por otro lado, ayer desde pasadas las 10 hasta luego del mediodía, los profesionales y técnicos hospitalarios de Viedma se reunieron en asamblea y definieron continuar con la medida de fuerza hasta hoy, cuando se lleve adelante el encuentro con la ministra.

En el hospital se observa a muchos pacientes durante la mañana que esperan derivaciones o que aguardan ser atendidos por guardia.

También hay muchos que esperan el paso de un médico para solicitarles recetas para tratamientos largos. "Pero no hay muchas quejas, la gente entiende", sostuvo una mujer que atiende por ventanilla.

Ni ayer ni en días anteriores hubo protestas de los vecinos en el hospital Pedro Moguillansky de Cipolletti -el primero de la provincia que lanzó el reclamo por mejores salarios y otras reivindicaciones- ante el sistema de retención de servicios y atención sólo de emergencias. Es que en realidad las guardias de todos los servicios -desde Cirugía pasando por Cardiología, Clínica Médica, Pediatría, Salud Mental y Emergencias propiamente dicho- siempre funcionaron atendiendo incluso los casos que no significaban un problema serio con riesgo de vida.

Ayer Fabián (32) estaba aguardando la extracción de sangre para un control de diabetes. "Todo bien", dijo, y dio incluso la impresión que no sabía lo que estaba sucediendo con el personal del nosocomio.

Romina (19) salía, tranquila, sobre el filo del mediodía, de una atención en Salud Mental por un tema ya en tratamiento pues su situación no ameritaba discontinuidad.

En Roca, ayer la actividad fue muy restringida porque además del paro de trabajadores y profesionales, la ciudad tuvo su día de aniversario y el feriado local se notó en todos los órdenes. Como en todos los hospitales, la demanda se centró en la guardia.

Comentá la nota