Urgido por sus pretensiones políticas extra Quilmes, Gutiérrez busca recuperar la mayoría en el Deliberante

Todo indica que Gutiérrez está haciendo prácticas de acrobacia política con la mira puesta en una pirueta, aún más audaz de la que mostró al aliarse con Aníbal Fernández.
En ese momento la cabriola tuvo su adrenalina, dejando muda a buena parte de la platea porque el ahora aliado, hasta ese momento figuraba en el discurso como el gran culpable de los males de la ciudad y principal adversario político a derrotar.

Por estos días, el dolor de cabeza que sobrevino como consecuencia del resultado electoral del 28 de junio, parece estar estimulando las energías políticas del Jefe Comunal, que desde la llegada al gobierno ha hecho de la inactividad en el rubro toda una estrategia.

Reuniones que en cualquier gobierno democrático deberían formar parte de la rutina, en el Quilmes de hoy suponen gestos y señales políticas que responden a cuestiones de fondo.

Es así que durante las últimas semanas, el mismo Gutiérrez viene manteniendo reuniones con los concejales Jorge Molina y Ricardo Arguello, ambos desde hace meses integrados al peronismo disidente. Los comentarios apuntan a que ya hay puentes tendidos en dirección al edil del PRO, Luis Bratti.

A falta de información oficial que explique la agenda abordada, cabe pensar que se trata de gestiones oficiales todavía en etapas iniciales, tendientes a cambiar la relación de fuerzas y recuperar así, la iniciativa política en el Concejo Deliberante local.

Comentá la nota