Urgente, se necesita un líder

Mendoza sufre un enorme déficit en materia de conducción. El Ejecutivo está en deuda. Pero también los jueces, la Legislatura y los empresarios.
Las cosas, en la provincia, están peor de lo que deberían estar. Están por debajo de la crisis general que afecta al país y al mundo.

Cuando el gobernador Celso Jaque intenta morigerar la "culpa" que le cabe en esta fase, alude, cada vez con más asiduidad, a los factores externos que lo han condicionado: la guerra con el campo, el estrellato repentino del vicepresidente Julio Cobos como factor de disrupción, la debacle financiera internacional (repitió tales argumentos ayer, por Nihuil).

Ese paquete tóxico, piensa Jaque, lo empujó hacia la estremecedora derrota electoral.

Se olvida, el mandatario mendocino, que iguales condicionantes padecieron sus colegas vecinos de Cuyo, el sanjuanino Gioja y el puntano Rodríguez Saá, y ambos ganaron ampliamente en sus respectivas provincias. Y lucen cuentas públicas en orden.

¿Y, dónde está el piloto?

El error de diagnóstico en el que incurre el gobernador, sumado al estilo misterioso que tiene para comunicarse con sus semejantes, ha hundido a su tropa en el desconcierto.

Los ministros navegan sin demasiada brújula. Se pispean entre ellos y se consultan en voz baja para darse un marco unos a otros, el marco político que no les viene trazado desde arriba.

Algunos van más allá: refunfuñan, mañosean, especulan con abandonar el cargo. Y, mientras tanto, como para matar el tiempo, se divierten tirándole piedras al secretario de la Gobernación, Alejandro Cazabán.

Contra alguien tienen que hacer su catarsis.

A los intendentes peronistas les pasa otro tanto.

Están de capa caída, por la derrota aun en sus propios distritos, por la malaria presupuestaria, por la falta de una consigna general que los ayude a reaccionar políticamente y, encima, nadie viene a ponerles bálsamo a sus heridas.

Otros desconcertados

No sólo los políticos "del palo" aguardan que, por fin, aparezca la batuta del director para que empiece a sonar la orquesta. La sociedad civil reclama, ansiosa, idéntica resolución del misterio.

Un empresario, que compartió una reunión con Jaque para tratar temas de agenda, mostraba, luego, su estupor: "El gobernador nos escuchaba y anotaba en un papel. Algo infrecuente en esas circunstancias. Mientras, nos hablaba del sexo de los ángeles".

Los hombres de negocios, sobre todo ahora, necesitan que les digan al pan, pan y al vino, vino.

Jaque debe entender que no lo entienden. Ni los propios ni los ajenos.

Alguien de confianza debe hacerle tomar conciencia de que está utilizando una lengua distinta a la de los mendocinos.

Plantitas legislativas

Tampoco en la Legislatura, que es donde se cuecen muchas de las recetas que requiere el Gobierno para nutrirse, la cuestión anda mejor en materia de pilotaje.

El vicegobernador Cristian Racconto ha confundido la Casa de las Leyes con un vivero. Todo lo que habita allí es tratado como una planta. A las plantas de verdad las riega con agua, a las plantas figuradas (los legisladores y los empleados legislativos, esos hombres-planta) las riega con el libro de citas, con caramelos, con rezos, con consejos tipo mens sana in corpore sano.

Resultado: la Legislatura se ha convertido en La tiendita del horror donde, como en la famosa película, proliferan las plantas carnívoras que sólo se alimentan de carne humana.

Cleto tampoco lidera

El problema del liderazgo difuso que afecta al oficialismo es, para la provincia, mucho más grave por un factor adicional: tampoco hay una conducción efectiva en la vereda de enfrente.

La oposición radical, triunfante con holgura en los comicios y, por lo tanto, favorita para las generales de 2011, está balcanizada. El motivo es muy simple: Julio Cobos, su indubitable jefe, no siente la conducción política como tal. Le resulta pesarosa y, en ocasiones, ininteligible. Su modus operandi se fundamenta en la intuición personal, con márgenes amplios de arbitrariedad que enloquecen a los colectivos institucionales, ya sea el gobierno donde revista o el partido que ocasionalmente lo contiene.

Así las cosas, sin Cobos manteniendo, firme, las riendas de sus numerosas fuerzas, la UCR mendocina es una feria de vanidades en donde cada cacique trata de hacerse fuerte en su toldería, por pequeña que ésta sea.

Sólo un eventual acuerdo entre dos referentes del fuste de los intendentes de Capital, Víctor Fayad, y de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, podría ayudar a darle contenido y previsibilidad al proceso.

Pero siempre estará latente el antojo espontáneo de Cleto pendiendo como una amenaza sobre ellos.

Ni empresarios ni jueces

Por si esto fuera poco, en el campo empresarial no despunta algún liderazgo que pueda, en términos prácticos, oficiar de referente, como alguna vez intentó hacerlo el CEM.

Igual sucede con el Poder Judicial. La Suprema Corte se limita a cumplir la tarea con corrección. Nada más. "Saca los partidos", como los árbitros de fútbol carentes de personalidad.

Resultado: los desbordes, exageraciones y tentaciones de figuración mediática están a la orden del día.

La CGT local, lisa y llanamente, es patética.

Todo ese enorme paquete, que desnutre y deslava a la política, a las instituciones y a la sociedad civil, explica, en forma modélica, por qué un caso tan zafio como el de los Cadillacs ha puesto al Gobierno contra la cuerdas y amaga con llevar a juicio política a la máxima autoridad provincial.

Un despropósito absoluto.

Una estudiantina en la que parecen solazarse unos cuantos.

¿Hay salida? Hay salida. Aún

La ausencia de conducción no es gratis. Se traduce en una sensación de vacío de poder. Y en tamaño agujero se cebaron, por estas horas, las versiones sobre un clima "destituyente".

Es insólito. Porque nadie, salvo algunos loquitos sueltos, quiere hoy perjudicarlo a Jaque. Y mucho menos voltearlo.

A los peronistas les urge que se recupere porque sólo junto a él podrán rearmarse para 2011.

Los radicales tampoco se mueven con malas intenciones. Jaque ya no es rival para ellos. Mientras mejor sea su gobierno de aquí en más, mejor les dejará la Provincia que ellos aspiran a gobernar en el próximo turno.

Los empresarios y los trabajadores necesitan un panorama cierto, confiable, donde depositar su esfuerzo y sus esperanzas.

Incluso los jueces, que alguna vez se plantaron fieramente contra el Ejecutivo, hoy están mecidos en cuna de oro, con mejoras salariales por encima del promedio de la sociedad.

Por último: Jaque es un dirigente con vasta experiencia política y de gestión, una persona bienintencionada y cuenta con el beneplácito del poder central.

¿Entonces? ¿Por qué no junta todos esos rayos dispersos en un solo haz y sale, de una buena vez, a iluminar nuestra realidad?

Es uno de los tantos enigmas de este país descabelladamente enigmático.

Comentá la nota