Urge disminuir la cantidad de vehículos que circulan a diario

Una solución, pero a largo plazo, es hacer óptimo el transporte público de pasajeros en el Gran Mendoza.

Las principales calles de la ciudad se encuentran, desde hace algunos años, repletas de vehículos. Las obras de repavimentación que la Municipalidad de Capital ha realizado, con los cortes de calles que trae aparejados, terminaron por generar un caos vehicular en una zona céntrica que durante las horas pico se vuelve prácticamente intransitable.

Sólo en Vicente Zapata, el principal ingreso a Capital, circulan 2.500 vehículos por hora. Cada carril puede albergar a unos 900 vehículos por hora. Durante los cortes o las restricciones del tránsito en esa arteria, todos esos autos y colectivos debieron utilizar vías alternativas, todas ellas sin la capacidad de Vicente Zapata, lo que provocó severos inconvenientes en el tránsito. Según los especialistas, sin embargo, el descongestionamiento de las calles céntricas no se logrará sólo con la conclusión de las obras.

El problema, coinciden gobierno, arquitectos y empresarios del transporte, es la enorme cantidad de vehículos que ingresan al centro, que motivada por la concentración de actividades en Capital y el crecimiento exponencial del parque automotor, han terminado por colapsar el tránsito céntrico.

La soluciones, también coinciden desde los sectores involucrados, no llegarán de la noche a la mañana. La implementación de un transporte público de pasajeros ágil, cómodo y confiable se erige como el camino más viable y efectivo a largo plazo. Claro que no alcanza sólo con colocar colectivos al actual. El prometido ferrotranvía urbano, más troles y un rediseño de los recorridos y las frecuencias aportarían, según explican desde el colegio de arquitectos, una drástica reducción de la cantidad de vehículos con sus benéficas consecuencias a nivel ambiental (otro de los asuntos duramente afectados por el desorden vehicular).

Muchos reclaman más semáforos. Desde el Gobierno dijeron, sin embargo, que Mendoza dobla la media europea. El número sube en Capital, llegando a ser 7 veces mayor que el promedio del viejo mundo. “La forma de ordenar el tránsito es sacarle autos al centro”, indicaron desde el Gobierno.

Comentá la nota