Urbanc: "Dejemos de echar la culpa a los que están arriba"

Aunque la Iglesia salió a condenar las cifras oficiales sobre la pobreza, Urbanc pidió "no cargar las tintas sobre eso". Y dijo que convocará al diálogo social.
Aunque manifestó su intención de convocar a un nuevo diálogo social, el obispo de Catamarca, Luis Urbanc, desaprovechó la oportunidad de condenar el crecimiento de la pobreza, no sólo en Catamarca, sino en todo el país, y de cuestionar los números del INDEC, que arrojaban un descenso del 3,9% en el principal flagelo social argentino.

"No sé para qué vamos a cargar las tintas sobre eso, evidentemente nos estamos mintiendo y verseando en muchas cosas. No interesan los números, lo que interesa es el corazón de las personas", dijo Urbanc evadiendo pronunciarse sobre un tema que ya había recibido la condena de distintos referentes eclesiásticos, entre ellos, de Jorge Casaretto, presidente de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social, quien directamente tildó de "escandalosa" la pobreza en el país.

Distante de esa postura, Urbanc ofreció –en declaraciones a Radio Ancasti- otro análisis de la situación social que atraviesa la provincia y desligó a los gobernantes de tener responsabilidades en ese aspecto. "Estoy insistiendo bastante en que dejemos de echar la culpa a los que están arriba; la culpa la tenemos los que estamos abajo, porque el que está arriba, antes ha estado abajo. El pueblo está enfermo, y si el pueblo está enfermo elige a enfermos y la enfermedad sigue", ensayó Urbanc culpando a la gente de forjarse su propio destino de miseria.

¿Cómo ve la situación social del país y la provincia?, fue la consulta. "Por todo lo que los medios nos vienen bombardeando estamos muy mal, hay muchas cosas que se deben corregir en nuestra sociedad, tanto en nuestro país como en Catamarca. Es que, evidentemente, al habernos olvidado de Dios nos hemos olvidado del prójimo", evaluó.

En ese sentido, consideró que lo que hace falta es recuperar el compromiso social. "El ser humano no puede vivir descomprometido; ser ciudadano supone estar comprometido con el otro, especialmente con los frágiles, con los débiles, con los sufrientes", dijo Urbanc durante un Encuentro de Evangelizadores que se realizó el fin de semana en el Predio Ferial.

Contraste

El vicario episcopal de la diócesis local, Julio Quiroga Del Pino, en cambio, había cuestionado los últimos datos del INDEC acerca de la pobreza que, remarcó, contrastan con lo que percibe en el día a día con la gente. "La pobreza es enorme, cada vez más grande y acá hay partes de dibujo en todo esto. Queda claro que el informe tiene errores porque no es así la realidad", había manifestado el vicario episcopal la semana pasada.

Apenas un par de días después, Urbanc prefirió "no cargar las tintas sobre eso" porque, en definitiva, "los números no interesan", aunque esos números dejen de contabilizar a una importante cantidad de pobres que, ahora, además de pobres, se volvieron invisibles.

"El pueblo está enfermo y, si el pueblo está enfermo, elige a enfermos y la enfermedad sigue". Luis Urbanc, obispo de la diócesis local sobre la situación social.

30,8%= Es el piso de la pobreza según las mediciones privadas. El INDEC, en cambio, asegura que solo el 13,9% de los argentinos son pobres al cierre de del 1º semestre de 2009.

Comentá la nota