UPCP para y se moviliza el 8 de abril por la ley de paritarias.

La medida está dirigida a la Legislatura de la provincia, que hace un año recibió el proyecto que duerme en la Comisión de Trabajo. Anticipan una concentración multitudinaria en el anexo legislativo de Yrigoyen y Güemes.

Lo decidió la asamblea

UPCP para y se moviliza el 8 de abril por la ley de paritarias

La medida está dirigida a la Legislatura de la provincia, que hace un año recibió el proyecto que duerme en la Comisión de Trabajo. Anticipan una concentración multitudinaria en el anexo legislativo de Yrigoyen y Güemes.

«La ley viene siendo demorada de manera injustificada por la Legislatura, pese a que se trata de una norma estratégica para cualquier intento de transformar al Estado de modo de ponerlo al servicio de una mejora social cualitativa, lo que es una afrenta a los trabajadores del Estado y a la ciudadanía en general», disparó la secretaria general de la Unión del Personal Civil de la Provincia, Beatriz Bogado, justificando así la decisión de realizar un paro y movilización provincial, que ya se había tomado en la asamblea general de delegados el 17 de febrero.

Ayer, en otra reunión, definieron la fecha y la modalidad de la medida. De esta forma el miércoles 8 de abril los trabajadores públicos del interior de la provincia no asistirán a sus lugares de trabajo, para poder participar de la marcha provincial. Mientras que los trabajadores de la capital estarán de paro en sus lugares de trabajo, pero asistirán a la movilización que partirá del Hospital Perrando hacia el anexo legislativo de Güemes e Yrigoyen, que será la sede del acto central.

Creo que estamos en condiciones de garantizar una marcha multitudinaria, en la que miles de compañeros de toda la provincia vengan y apoyen la lucha, nosotros disponemos de la confianza y las ganas de nuestros compañeros trabajadores», destacó.

Bogado resaltó que las paritarias «servirían para abrir una discusión democrática y plural sobre cómo mejorar las condiciones salariales y laborales de los trabajadores, pero sin agotar el debate en esos objetivos, sino dentro de una visión estratégica en la cual la meta debe ser un Estado a la altura de las actuales demandas de la sociedad».

El marco normativo para contrarrestrar la creciente precarización laboral en el Estado, es una de las cuestiones que esta ley contempla, como así también la derogación de la leyes de la dictadura.

«Por eso, resulta intolerable e injustificable que los legisladores marginen esta cuestión permanentemente de la agenda parlamentaria, sumando una mancha más a otra tan lamentable como ésta, que es el mantenimiento de leyes de la dictadura para regular las relaciones laborales en la administración pública», añadió.

Comentá la nota