UPCN junta firmas para pedir una ayuda extra antes que termine el año

El objetivo de la entidad gremial es poder lograr que la mesa de discusión salarial se reabra en estos días. Según la dirigencia, las bases quieren respuestas lo antes posible.

Así lo expresó ayer el secretario gremial de UPCN, Enrique Funes, quien dijo que "seguimos en estado de alerta y movilización decretado en el gremio desde hace más de un mes y se vio consolidado en la última asamblea por pedido de la gente".

Funes dijo que "se están juntando firmas avalando el pedido de diálogo con la Comisión de Política Salarial", lo que consideró que "demuestra que todos los empleados públicos están en esta postura, porque por ahí los gobernantes piensan que éstas son sólo cosas de los dirigentes y que son cosas que no existen, como si no vivieran la realidad".

De todos modos, dijo que "la idea es concretar la firma de la mayoría de los empleados los que están en actividad para hacerle saber al Gobernador que hay un gran disconformismo y una enorme necesidad en la administración pública que él debe atender".

Para el dirigente, "lamentablemente hay funcionarios que ni siquiera intentan ver la posibilidad de encontrar una solución" y estimó que "debe ser porque deben estar pensando que todo está bien, que los empleados están tranquilos y que no tienen problemas, cuando en realidad la cosa no es así".

Funes se refirió a la reunión del ministro de Economía con el secretario general del gremio, "donde no hubo ninguna clase de respuesta y simplemente fue llamarlos para decir que no hay solución, que la provincia está mal y que no nos alcanza la plata", lo que consideró que "puede llegar a ser una realidad, pero también es una realidad la necesidad, la inflación y la suba de precios".

El integrante del cuerpo directivo de la UPCN reveló que "en un momento el secretario general del gremio manifestó en una asamblea que éste es un gobierno de cemento y ladrillo" y agregó que "aparentemente el día de mañana vamos a tener que comer cemento, porque pareciera que la solución de la provincia pasa por ahí y no se tiene en cuenta las necesidades que son cada vez mayores".

Recordó que "la administración publica tiene 7.000 vacantes que están ocupadas por monotributistas, contratados y gente con planes sociales que no son funcionarios públicos y que están cumpliendo esas funciones en lugares netamente técnicos, y estas cosas no se quieren ver o no se quieren solucionar".

Por último dijo que "los funcionarios que manejan la parte económica tendrán que recapacitar y ver de dónde va a salir una ayuda para el sector estatal, si es que es cierto que la provincia no tiene suficientes recursos", pero indicó que "es una tarea de ellos y tendrán que buscar de dónde darlo y solucionar las desigualdades que se han producido, al menos, con el salario familiar". VM

Comentá la nota