Unter y Soyem compraron tierras en Bariloche

Ambos gremios las adquirieron para la construcción de casas para sus afiliados. El sindicato municipal abonó una parte al contado y el resto en acreencias.
El intendente barilochense Marcelo Cascón formalizó ayer la venta de una fracción de cinco hectáreas al Soyem y otra a la Unter, destinadas a la construcción de viviendas sociales para sus afiliados, que fueron valuadas en 297.143,29 dólares cada una.

La tierra, ubicada dentro de las 35 hectáreas adquiridas a González Lera en el marco de la emergencia habitacional, fue cotizada en u$s 6,35 el metro cuadrado, un 34% más de lo pagado por el municipio que descontó de la operación las superficies destinadas a reserva fiscal, espacios verdes y equipamiento vial.

Durante el acto realizado en el palacio municipal, Cascón defendió la "política habitacional" iniciada por su gestión y destacó la compra de las 35 hectáreas como una "acción positiva" que marcó "un punto de inflexión respecto de la falta histórica de política viviendas" del municipio.

Además confirmó que mañana recibirá a los ocupantes de tierras del IPPV, en los fondos del barrio Newenche, para buscar una solución a sus necesidades "bajo la premisa de que deben desocupar esos terrenos".

Visiblemente molesto, el mandatario descalificó a las organizaciones que lo acusaron de "criminalizar" la toma y aclaró que pospuso el encuentro con los representantes de la usurpación por el viaje que realizará a Buenos Aires para gestionar recursos económicos destinados a la cumbre de Unasur.

La fracción adquirida permitirá a cada gremio desarrollar un centenar de viviendas, con la faculta de elaborar las listas de beneficiarios entre aquellos afiliados directos que no pueden acceder a una casa por sus propios medios.

Junto con la firma del boleto de compra-venta la Unter saldó un 30% del valor convenido, mientras que el Soyem pagó u$s 239.743 y liquidó los u$s 57.399 restantes mediante compensación de las acreencia que mantiene sobre el municipio. local

La secretaria general del gremio municipal, Graciela Bedini, la adquisición de la tierra como "un primer paso" para responder a la necesidad de viviendas de los trabajadores municipales que en el último listado, realizado hace dos años, superaban las 200 familias. La dirigente aclaró que el listado no está actualizado y que "ese porcentaje debe haber subido".

Por su parte el titular de Unter Bariloche, Jorge Molina, destacó la importancia de "negociar con el estado y no con el mercado inmobiliario" y anunció que en 15 días abrirá la inscripción de interesados entre los 1.350 docentes afiliados a la entidad.

A partir de este acto cada gremio será único responsable de desplegar las acciones para consolidar la posesión de la tierra y evitar así la intromisión de terceros en sus respectivas parcelas, mientras que el municipio deberá marcar su presencia en las 25 hectáreas restantes, destinadas a algunas cooperativas de viviendas y los demandantes registrados por el Instituto municipal de Tierras y Viviendas. A tal fin, el jefe comunal anticipó la decisión de cercar y señalizar su fracción.

Comentá la nota