Unter marchó y la educación espera.

Como si formara parte ya del mismísimo calendario escolar, el ciclo lectivo se avecina con sombrías perspectivas para la educación pública. Protestas, paro en ciernes, paritarias en espera. Ayer la concentración desembocó en el Centro Cívico. El secretario local de Unter, Jorge Molina, reiteró una vez más las denuncias históricas del gremio sobre el abandono de lo público. Solicitó la presencia de la Delegada de Educación, "que nadie sabe dónde está" y advirtió que es "sólo una muestra de los serios problemas que va a haber".
Un gran número de docentes marchó desde la delegación del Consejo de Educación hacia el Centro Cívico, donde reclamaron ante el intendente. El delegado local de unter, Jorge Molina, señaló que "entre el gobierno provincial y el municipal hay una responasabilidad en todo lo que venimos denunciando históricamente, el abandono de todo lo que sea público. Una responsabilidad compartida en muchas situaciones que vivimos a diario, en el abandono de los edificios escolares, el problema de la comida de nuestros pibes a los que muchísmo tiempo les estuvieron dando basura". Afirmó también que ahora no se ponen de acuerdo en quién se va a encagar de que llegue el alimento y planteó que pasó con las escuelas Febrero-Diciembre que tenían que empezar las clases y no tenían asegurado el refrigerio.

"Los hacemos responsables también de que más allá de que alguna vez han sacado una manifestación del Concejo Deliberante, adhiriendo a lo que planteamos los trabajadores; nunca hemos visto algún delegado o un intendente, o alguno que tenga alguna responsabilidad y se ponga adelante del conflicto y reclame y exija a los gobiernos de turno que cumplan con las partidas presupuestarias, que deroguen los subsidios a escuelas privadas".

Además, destacó que solicitaban la presencia de la delegada de educación "que está ausente y nadie sabe donde está".

Instó al gobierno a convocar a paritarias urgentes, sin esperar las paritarias nacionales. Pidió al gobierno que "deje de mentir con las paritarias". Agregó que "queremos escuchar a algún intendente pidiendo paritarias. El parámetro en Río Negro, tiene que ser el mismo que en los sueldos de toda la Patagonia, no hay porqué esperar la paritaria nacional. El parámetro en toda la Patagonia para el sueldo básico de 900 pesos, y el monto de sueldo en el bolsillo de más de 2300, eso es lo que tiene que tener en cuenta el gobierno. Y nos parece que todos los funcionarios que tienen alguna responsabilidad ejecutiva en cualquier ámbito de la provincia tendrían que exigirle al gobernador que convoque a paritarias urgentes".

Finalmente, sostuvo que "esta movilización es sólo una muestra de los serios problemas que va a haber, y de lo que van a hacer los docentes movilizados a partir de la fecha".

Comentá la nota