UNSJ: Tras 11 años, empieza el juicio por los títulos truchos.

Hay 14 imputados, entre los que se encuentran egresados, alumnos y personal de la Facultad de Ingeniería.
El 30 de junio de 1998, el entonces rector de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ), Tulio Del Bono, presentó una denuncia en la Justicia Federal poniendo en conocimiento de presuntas irregularidades en el Departamento Alumnos de la Facultad de Ingeniería con el registro de las notas de algunos alumnos, que derivaron incluso en el otorgamiento dudoso del título a dos ingenieros civiles. Casi 11 años después, el martes 16 de junio, a las 9, el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de San Juan comenzará las audiencias del juicio por el que pasarán unos 70 testigos y que puede llegar a prolongarse unas 3 semanas, dijeron fuentes del tribunal.

Por esta causa, el 26 de agosto del 2004, el fiscal federal Juan Carlos Yannello, hizo el requerimiento de elevación de la causa a juicio luego de que el juez federal Leopoldo Rago Gallo procesara por falsificación de documentos a egresados, alumnos y personal de Ingeniería.

Según consta en el requerimiento de elevación a juicio fueron procesados un total de 14 personas por su presunta actividad delictual. Los 6 primeros eran alumnos, Antonio Fernando Harrison, Armando Albors, Claudia Susana Naveda, Marcelo Sergio Oviedo, Horacio Juan Rodríguez y Javier Enrique Plaza. Incluso los dos primeros, Harrison y Albors, recibieron sus títulos de ingeniero civil, al dárseles por aprobadas materias que no habrían rendido o en las que habrían sido reprobados. Los otros también habrían incurrido en las mismas irregularidades, con la diferencia de que no llegaron a recibir los títulos. Pero Naveda, que en el 2003 estaba a cargo de los planes Jefes de Hogar en la provincia, tuvo que renunciar.

Por su presunta responsabilidad en las maniobras también fueron procesados 8 empleados del Departamento Alumnos de esa unidad académica, por su presunta responsabilidad en la carga de la información.

Según fuentes judiciales, lo que se buscará demostrar en el juicio es que había empleados responsables de cargar las notas que, a cambio de favores -no se descarta que se tratara de dinero- adulteraban los archivos dando por aprobadas materias que los estudiantes no habían rendido o en las que habían sido aplazados (ver aparte).

Los empleados imputados son Gladis Susana Pérez, Mirtha Azucena Arnáez, Laura Isabel Coto, Francisca Inés Garcés, Reynaldo Walter Velázquez y Héctor Marcelo Sillero. María Cristina López era la jefa del departamento y la supervisora era María Cecilia Lucero.

El delito que se les imputa es el de falsificación de documentos, que tiene una pena de prisión o reclusión de 1 a 6 años. Pero, según fuentes judiciales, si se los condena con una pena mayor a los 3 años, podrían llegar a ser castigados con prisión de cumplimiento efectivo.

"Me alegra que se vayan a poder aclarar estos hechos después de tantos años", dijo ayer el rector de la UNSJ, Benjamín Kuchen. Y agregó que "nuestros abogados van a estar presentes para colaborar en la resolución de la causa".

Según las fuentes consultadas, la demora en llegar al juicio se debió a que había muchos imputados y muchas pruebas por cumplir antes de llegar a la acusación. Por eso desde el '98 transcurrieron 6 años para que llegaran los procesamientos y la elevación a juicio. Pasaron 5 años más para que las audiencias finalmente se sustancien.

Comentá la nota