En Unquillo, Nalbandian lo siguió por TV: "Fue un triunfo espectacular"

A unas cuadras de la casa de David Nalbandian, el bar Mumú Mamá, propiedad del tenista, se iba llenando de parroquianos ante la TV y de aliento para Juan Martín del Potro.
En la casa del Rey David también el aparato se ganó la atención excluyente. Café con leche y tostado en la mesa, un par de amigos de toda la vida para ir comentando y mamá Alda por allí cerca, David siguió la final con algo de nervios. Después de las poco más de cuatro horas de vaivenes, cuando Delpo cayó cuan largo es sobre el cemento del Arthur Ashe, el unquillense soltó un espontáneo "¡Qué grande?!"

Después, la reflexión de quien fue semifinalista allí mismo en 2003 se cargó de elogios hacia el tandilense. "Fue un triunfo espectacular. Siempre hay un poquito de nervios cuando uno ve un partido así, pero Juan Martín jugó un gran partido. Y siempre es muy difícil jugar contra Federer. Juan Martín jugó de menor a mayor. Fue superior y pudo imponerse a pesar de que Federer jugó bien. Demostró que se tiene una confianza enorme y está en un gran nivel".

David estuvo atento al torneo durante las dos semanas. De cada partido de Delpo vio al menos un poco. Pero el de ayer no quería perdérselo. "El desafío de Juan Martín, ahora ?continuó?, es mantener este nivel y seguir ganando en los grandes, que son los que más puntos y prestigio dan. Mantenerse es más difícil que llegar. En su posición, subir un puesto es más difícil que pasar del 100 al 50. Pero él es muy joven y todavía tiene mucho para dar. Ojalá se mantenga así. Su triunfo no sólo es muy importante para su carrera, sino para todo el tenis argentino." Y, obviamente, no faltó la mirada hacia una obsesión compartida: "Este es un impulso muy importante para encarar la Davis. Esperemos poder ganarla el año próximo".

Comentá la nota