Unos 100 trabajadores de Skanska reclaman por continuidad laboral

En el marco de una difícil situación surgida tras el adelanto de que más de cien trabajadores de Skanska podrían quedar desocupados desde los primeros días de octubre -cuando finalice el contrato entre esa empresa y Pan American Energy- y luego de una reunión realizada en la tarde de ayer en la Subsecretaría de Trabajo, se reanudó un corte de rutas en la intersección de 3 y 26 y en cercanía del barrio El Mirador, de Rada Tilly, con la intención de paralizar el yacimiento PAE.
Los trabajadores originarios de la UOCRA y que dicen "ahora pertenecen" al sindicato de Petroleros Privados -la autoridad laboral no se expidió al respecto-, reclaman el apoyo del gremio petrolero pero dicen que no han tenido respuesta. "Nos dejaron solos, lo único que queremos es trabajo" sostuvo Omar Salvo, ratificando la denuncia realizada por Antonio Nievas quien ya había adelantado el "desamparo" gremial, pese a las notas que se enviaran al gobernador haciéndolo conocer de la situación.

Señalando que "mantendremos los cortes de ruta con afectación de producción en yacimiento", los dirigentes señalaron que "la reunión no tuvo ninguna respuesta. La operadora no nos garantiza la estabilidad laboral y sólo nos ha señalado que concluye su contrato con Skanska pero que no puede exigir nuestra absorción laboral en la empresa con la que se hiciere nuevo contrato".

Cabe acotar que a los efectos legales, los trabajadores pertenecen al gremio de la construcción -Uocra- y por lo tanto se rigen con el convenio laboral de ese rubro. Y el mismo estipula que cuando se termina una obra para la que fue contratada una empresa y sus empleados, se termina el vínculo con la contratante, que podrá ser renovado o no según existan o no más obras para realizar. Mientras, los trabajadores cobrarán un seguro de desempleo establecido en el convenio.

De esta manera, los trabajadores advertidos de un incierto futuro al quedar sin empleo al finalizar el contrato, señalaron que "sostendremos la medida en respuesta de soluciones reales o de compromisos ciertos de ocupación. Somos cien familias que, en esta situación, quedaremos desamparadas mientras, pese a tener un principio de respaldo del sindicato petrolero, hoy Mansilla nos deja de lado después que -hace un año atrás- nos asegura la pertenencia gremial al sector", asegurando que "se viene un gran problema social pese a las promesas de seguridad para nuestras fuentes de trabajo".

Comentá la nota