Unos y otros, en sus trece

Este diario lo anticipó. El último mes del año traería consigo una tensión política que precipitaría el año electoral. La más fuerte de los últimos 50 años. La puja de intereses en torno del PAF demuestra claramente que el adelanto era más que atinado. El grado de confrontación en los cruces por la inacción legislativa.
EL LIBERTADOR lo anticipó: este diciembre sería el más caliente de los últimos 50 años. Nadie sabe, ni se atreverá a decirlo, si es que este presente difícil que atraviesa la relación política entre el oficialismo y la oposición son evitables, puesto que a las puertas del año electoral nadie parecer querer dar el brazo a torcer. Eso es lo que muestran las declaraciones de los protagonistas, con pocas voces opositoras, pero todo en sus trece.

Este es el caso de la nuevista Nora Nazar, quien como desde que se inició el tire y afloje se preguntó ayer: "¿Vamos a seguir buscando excusas para no sesionar?".

La diputada y esposa de Tato Romero Feris abogó por tener conciencia plena de que lo que se trate y lo que luego se convierte en ley, para que se cumpla. "Que no sea como la ley de amnistía que hasta el día de hoy no se ha cumplimentado. Tenemos que tratar de no caer en los mismos errores y de éstos aprender y tenemos que darle tranquilidad a los docentes de que la ley de titularización se va a aprobar y esto no se está asegurando. El tema del incremento salarial, debemos saber que se hizo con los excedentes de coparticipación. El buen diálogo es crear un vínculo que sea beneficioso para todos", dijo mostrando predisposición, pero también marcando la cancha.

En tanto, el liberal Pedro Cassani se esperanzaba con que sus pares hubiesen reflexionado, el opositor Jorge Barrionuevo, senador del kirchnerismo, anticipaba lo que finalmente pasó: hicieron caer la nueva convocatoria. La tercera. "No vamos a votar hasta tanto no se nos diga en qué se va a destinar el dinero que va a tomar prestado la provincia. Creo que mientras podamos dialogar hay posibilidades de llegar a un acuerdo".

En eso coincidía su "compañero" Luis Badaracco, quien seguía con su teoría de que no fue invitado a la reunión con el ministro de Hacienda, Sergio Tressens, y por lo tanto no tenía precisiones. Argumento un tanto pueril, pero que ratificó una y otra vez.

"A los diputados de la oposición no nos invitaron durante la reunión con el Ministro de Hacienda donde sé que no pudo demostrar cuánto era la deuda flotante, cuánto era lo que tenía en caja, cuánto era el incremento que iban a hacer, vino a hacer un monólogo y no contestó las preguntas más importantes", reclama, para culpar que fue "el Poder Ejecutivo, con la candidatura del gobernador y del Dr. Tassano, el que adelantó el tiempo electoral con un fuerte trabajo en los medios de comunicación (sic)".

Otro nuevista, sin embargo, se diferenció de sus pares y responsabilizó a la oposición de quitar respaldo legislativo a un instrumento de importancia como el PAF. Definió esta situación como un lock out legislativo. "Cuando esto se reitera (la caída de la sesiones) la verdad que es muy preocupante porque genera una incertidumbre y una inestabilidad institucional cuando la Legislatura no da quórum. Creo que los temas deben debatirse dentro del recinto o cuando estemos sesionando pero no impidiendo el funcionamiento por el no diálogo con uno de los poderes del Estado", dijo.

Desde la vereda gremial, la actitud de los dirigentes era muy mal vista y hasta fustigaban esta nueva modalidad opositora de no dar quórum porque no consiguen lo que quieren. "Esperamos que los representantes del pueblo se convoquen", dijo "Chano" Romero, en calidad de vocero de los gremialistas. Y advirtió: "Tenemos que entender y hacer entender a nuestros legisladores que la única forma de destrabar esto es discutiendo, no escondiéndose para no venir a sesionar".

Comentá la nota