Unos 40 empresarios locales se comprometieron a no despedir empleados hasta febrero.

Alrededor de 40 empresarios metalúrgicos de nuestra ciudad asumieron un compromiso tácito de no despedir trabajadores hasta febrero, con la esperanza de que en ese período de tiempo se implementen políticas destinadas a reflotar el sistema productivo, aunque no pueden asegurar que prolonguen la medida más allá de ese lapso por la incertidumbre vinculada con la falta de definiciones a futuro respecto de las políticas productivas en nuestro país.
Esa decisión surgió como consecuencia de un relevamiento llevado a cabo a mediados de diciembre, que arrojó como resultado la decisión de no llevar adelante ningún despido hasta febrero y como medida extrema sólo se suspenderían las horas extras al tiempo que se otorgaba las vacaciones al personal.

Según señaló el presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos, Hedilio Torletti, “nuestros asociados se han comprometido a no llevar a cabo despidos en las empresas hasta febrero, sólo suspensiones de horas extras y vacaciones al personal”.

Torletti destacó que esta decisión surgió como “resultado de una encuesta que hicimos entre nuestros asociados, de manera interna, de la cual participaron alrededor de 38 empresas a través de la cual se arribó a este compromiso”.

No obstante, dijo que a partir de febrero “no nos responsabilizamos por lo que pueda ocurrir. Nosotros vemos muy feo el panorama futuro ya que el gobierno nacional sigue en la suya, sin preocuparse por la desocupación que se va a venir. El gobierno, la CGT y los piqueteros son los únicos que dicen que la situación va bien, pero esto no es así ya que nosotros, que estamos en el trabajo y la producción, sabemos perfectamente dónde nos está apretando el zapato y vemos que eso va a suceder, pese a que en la ciudad todavía aguantamos”.

Al trazar un panorama de los distintos sectores productivos que tienen que ver con la industria metalúrgica, no dudó en calificar como “un desastre” el presente del sector agroindustrial y agregó que “de igual manera está la industria automotriz”.

Comentá la nota