Unos denuncian dilación, otros hablan de venganza

Los Bussi dicen que quieren matar a su padre.
La decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Federal, de suspender hasta el 15 de marzo el juicio por la existencia de un centro clandestino de detención en la ex Jefatura de Policía, provocó reacciones contrarias entre los hijos de Antonio Domingo Bussi, por un lado, y los abogados querellantes y organismos de derechos humanos, por el otro.

"Van a terminar matándolo, que es lo que están deseando desde ya hace mucho tiempo estas personas, que no buscan otra cosa que una venganza personal por la paliza que les dieron en la década del 70", evaluó Ricardo Bussi.

En tanto, Luis Bussi responsabilizó a los integrantes del tribunal por la salud de su padre. "Todos sabemos que está cantada la sentencia, porque esta es una cuestión política impulsada por los Kirchner", dijo.

Por otra parte, los abogados querellantes y los integrantes de organismos de derechos humanos, mantienen las expectativas de que el juicio prosiga. "Consideramos que tienen que brindarse todas las garantías a los imputados, las que ellos no les dieron a sus víctimas", dijo el abogado Emilio Guagnini.

"No nos sorprenden que pasen estas medidas dilatorias de Bussi, justo en el mismo día en que se da un testimonio tan valioso como el de Juan Martín, tan claro en cuanto a la responsabilidad que tuvo Bussi", cuestionó Natalia Aríñez, de Hijos.

Coment� la nota