Unos 350 beneficiarios de la Tarjeta Social en la provincia fueron dados de baja

Mientras continúa la evaluación de los beneficiarios de la Tarjeta Social, desde el Ministerio de Desarrollo Social aseguraron que alcanza los 350 casos que fueron dados de baja del padrón al no haber acudido a reempadronarse para seguir recibiendo la asistencia.
La mayor cantidad se da en Río Grande, desde donde destacaron que esto permitiría el ingreso al listado de otras personas. “En algunos casos tenemos la certeza de que han conseguido trabajo, pero hay otras personas que ni siquiera se han presentado y desconocemos porqué, con lo cual deducimos que ya no existe la necesidad de asistirlos”, sostuvo la coordinadora de Economía Social y Desarrollo Local en Ushuaia, Silvia Zatz.

En el caso de Río Grande, la jefa de Departamento de Programas Alimentarios, Virginia Peralta, informó que se ha suscitado la baja de 200 tarjetas sociales, lo cual permite contar con nuevas vacantes para la constante demanda del beneficio.

Algunos casos dados de baja se encuentran en una instancia de análisis para reevaluar si es necesario continuar con la ayuda económica.

“La demanda del beneficio es constante, quienes pretenden entrar quedan en una lista de espera una vez verificada la real necesidad y a medida que se van dando bajas se van dando nuevas altas”, explicó Peralta, agregando que “en algunos casos se hacen visitas domiciliarias”.

En Ushuaia la coordinadora de la Dirección de Economía Social y Desarrollo Local, Silvia Zatz, señaló que “fueron pocos los que se acercaron posteriormente” al cierre del reempadronamiento, “a quienes les pedimos que traigan algún tipo de justificativo” por su no comparecencia.

“En algunos casos tenemos la certeza de que han conseguido trabajo, pero hay otras personas que ni siquiera se han presentado y desconocemos porqué, con lo cual deducimos que ya no existe la necesidad de asistirlos”, sostuvo.

La funcionaria comentó también que “hay casos que nunca faltan, como los que se fueron de vacaciones y esas son las situaciones que queremos revertir, porque queremos tener la seguridad de que el beneficio no se le esté dando a alguien que no lo precisa y negando al que sí lo necesita”.

En este sentido, Zatz explicó que “nosotros recibimos todo el tiempo demanda de Tarjeta Social, y es el personal técnico del área el que evalúa si existe la necesidad o no. Si existe, obviamente se otorga el beneficio, y si la necesidad es inmediata se le entrega provisoriamente un módulo alimentario y luego se le hacen visitas periódicas”.

Comentá la nota