Unos 400 mil alumnos comienzan mañana otro ciclo escolar

El ciclo arranca en medio de una puja salarial entre el gremio y el Gobierno. Salas de 4 y mejoras edilicias, los desafíos. Acto oficial en la escuela Palacios, de Maipú.

Armar mochila, preparar guardapolvos y uniformes; planificar horarios y sacarle punta a las ganas de aprender. Al igual que todos los años para esta época y ya pasados los días de descanso, unos 400 mil estudiantes mendocinos deberán retomar los ?rituales' habituales para regresar a las aulas a partir de mañana.

Así, el cronograma oficial educativo seguirá su curso de acuerdo a lo previsto. Esto, pese a la posibilidad de un paro al que finalmente dio marcha atrás en el marco de las negociaciones entre el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) y el Gobierno, a raíz del pedido por mejoras salariales en el sector.

En este contexto, al menos por un lapso de quince días, el ciclo lectivo 2009 se iniciará mañana en todos los niveles del ámbito estatal y privado de la provincia luego de que cerca de 39 mil docentes integrados en el sistema asistieran a las jornadas docentes realizadas durante todo febrero.

Serán unos 1.600 colegios públicos que recibirán a alrededor de 400 mil niños y adolescentes. Se incluyen en el mismo calendario las instituciones de educación especial, artística, Cebas y Cens, mientras que los establecimientos dependientes de la UNCuyo obedecen a fechas diferenciadas (ver aparte).

En esta oportunidad, el acto oficial de apertura de este nuevo año educativo será a las ocho de la mañana en la escuela César Palacios de Maipú, donde se espera la presencia del Gobernador Celso Jaque, ministros de distintas áreas gubernamentales y autoridades de la Dirección General de Escuelas (DGE).

Justamente, en forma simultánea se realizará la primera audiencia conciliatoria con el gremio docente en la Subsecretaría de Trabajo, por lo que, de no encontrar una respuesta satisfactoria a sus demandas, los pedidos de los educadores podrían trasladarse al colegio de Maipú.

En materia pedagógica, la promesa oficial se basará sobre cinco ejes fundamentales a lo largo de todo 2009, de acuerdo a los lineamientos que la titular de la DGE, Iris Lima, detalló frente a los supervisores el mes pasado. Ellas son: fortalecer la institución como promotora de los derechos de niños, niñas y adolescentes; promover una escuela ?exigente' mediante la capacitación permanente a los docentes; lograr la igualdad educativa por medio de la creación de nuevas divisiones y edificios escolares; formar a los docentes y promover el consenso.

Más allá de esto, el cambio clave de este año consiste en la incorporación de exámenes trimestrales integradores, cuyas notas se promediarán y servirá como termómetro a los educadores para evaluar las necesidades curriculares dentro de las aulas. Esta modalidad reemplazará a los antiguos globales, propuesta que se había convertido en una de las claves de la gestión anterior.

"No serán pruebas más fáciles, sino que el chico tendrá que estudiar desde principio de año hasta el último día. La idea es potenciar una actitud responsable y constante y para eso es fundamental el acompañamiento de los padres", aseguró Lima.

La continuidad de la educación sexual impartida como materia transversal (abordada desde distintas áreas) es otro aspecto. Según la responsable de educación hasta hoy todos los profesores de nivel medio recibieron capacitación en este sentido, mientras que a los primarios aún son una deuda pendiente. La funcionaria aseguró que junto al Ministerio de Salud y algunas facultades se está avanzando en la creación de material específico e incorporar jornadas destinadas a los padres.

A la lista de desafíos se suma la violencia social; problemática de la que la escuela no está al margen y requiere de herramientas acordes. Una medida de la DGE será capacitar a directores y preceptores de nivel medio a fin de prepararlos frente a situaciones complejas. También se apostará a la realización de charlas formativas a los padres de los alumnos.

Pero la lograr un ambiente acorde no será fácil. Falta personal e infraestructura adaptada para este fin específico, dos necesidades claves y a la vez postergadas. La carencia de gabinetes psicopedagógicos en numerosas escuelas por falta de profesionales que constituyan los equipos de ayuda y seguimiento es un ejemplo.

Una vez más, la falta de más salitas de cuatro años se hace sentir entre los padres que no lograron inscribir a sus niños, mientras que 18 escuelas con deficiencias edilicias severas en techos y sanitarios esperan la firma de un convenio para ser reparadas en forma integral. Otras 140 están en plan de ejecución; algunas con su proyecto sin concluir.

Comentá la nota