La UNLPam no puede usar más de un millón de pesos de excedentes

La maniobra de los consejeros de Universidad Federal para "congelar" la aprobación de la Cuenta de Inversión de la Universidad Nacional de La Pampa impide que la casa de altos estudios pueda usar excedentes superiores al millón de pesos, entre otras consecuencias perjudiciales para la UNLPam.
La decisión del sector Universidad Federal -con la cara visible del decano de Ciencias Económicas y Jurídicas, Roberto Vassia- fue un virtual lanzamiento de la campaña proselitista del sector más conservador de la política universitaria vernácula, de acuerdo con la inmediata interpretación que hicieron el rector Sergio Maluendres y sus seguidores.

Vassia y los suyos impidieron la aprobación de la Cuenta de Inversión absteniéndose de votar. Si hubieran rechazado la Cuenta de Inversión, en el Consejo se hubiera registrado un empate en doce que ponía en manos del presidente el desempate. Pero al optar por la abstención, lo que se logra es un "congelamiento" del tema, y por lo tanto -entre otras cosas- los excedentes que quedaron del año pasado pasan al "freezer".

Situación inédita

El excedente del año 2008, a repartir entre el Rectorado, seis facultades y programas institucionales, es cercano a 1.031.000 pesos. En todos los casos los destinos son específicos. Pero ese dinero no podrá ser utilizado mientras se mantenga esta inédita situación, que causó sorpresa incluso a nivel nacional.

El rector Sergio Maluendres garantizó que el pago de sueldos y el funcionamiento de la UNLPam no se verán afectados por la maniobra de Universidad Federal: no hay en ese sentido posibilidades de recorte presupuestario.

Pero en cambio podría quedar en riesgo un conjunto de programas institucionales financiados por la Secretaría de Políticas Universitarias (planes de mejora de la calidad, extensión, mejoramiento de la enseñanza, vinculación tecnológica): en general son fondos concursables donde la UNLPam se presenta y obtiene el derecho.

Ante esos programas, la Secretaría nacional tiene cláusulas de rescisión automática de manera unilateral sin preaviso, en un marco en el que los consejeros de la oposición a la gestión actual, además, definieron a la auditoría que hizo la misma Secretaría como no independiente e incompetente.

Frente a otro conjunto de programas, la Secretaría puede reestructurar los presupuestos. La UNLPam también está obligada a presentar un conjunto de documentación ante organismos públicos o privados, que básicamente incluye el estatuto de la Universidad y el balance de la UNLPam, que es parte integrante de la Cuenta de Inversión que la oposición dejó en el "freezer". "No se puede tramitar ningún tipo de gestión que requiera esta documentación", planteó Maluendres.

Pelea de fondo

En el fondo, la situación es consecuencia de una disputa política: el oficialismo denuncia que existe una "desestabilización institucional", porque Vassia y los suyos quieren instalar a la oposición con vistas a las elecciones del año que viene.

La historia de la Cuenta de Inversión comenzó allá por el mes de mayo, cuando argumentando aspectos técnicos, los consejeros de UF (hay cinco decanos entre ellos) no la aprobaron.

Se hizo una auditoría de la Secretaría de Políticas Universitarias, que aunque hizo un par de recomendaciones a la UNLPam dio en general el visto bueno. La oposición puso en duda la independencia y competencia de ese estudio y continuó con su ofensiva, calificada como "obstruccionista" por el rector Maluendres.

La pelea de fondo será el año que viene, cuando se renueve el Rectorado: Maluendres lleva ocho años al frente, en nombre del sector "Universidad Autónoma", y la disputa entre sectores promete ser feroz.

Más allá de las pertenencias ideológicas personales de cada bando, Universidad Federal busca esencialmente otorgar mayor poder a las facultades, mitigando el grado de influencia en las decisiones que actualmente tiene el Consejo Superior. Sus críticos dicen que es un modo de conservar el poder de los caciques en cada facultad, pero atomizando la vida universitaria.

En la otra vereda, "Universidad Autónoma" viene pagando el desgaste de ocho años de gestión y de algunas resoluciones y alianzas políticas que le generaron conflictos internos. Su apuesta es justamente a que se reconozca el espacio que se le otorgó al Consejo en la toma de decisiones.

Comentá la nota