La Universidad debatió la marcha del servicio de educación a distancia

Se llevó a cabo para saber que se puede hacer para llegar a más personas de una manera más eficiente y con mayor calidad, aprovechando lo que cada centro de estudio ha desarrollado. Esto implicó establecer discusiones teóricas y metodológicas, porque no hay una sola manera de hacer educación a distancia, hay distintas herramientas, concepciones y modelos pedagógicos.
Representantes de distintas universidades nacionales y privadas que forman parte de los Consejos Regionales de Planificación de la Educación Superior – Cepres –, debatieron en el Centro Cultural Universitario los “diferentes aspectos de la marcha del servicio de educación a distancia en la región bonaerense”.

El encuentro se llevó a cabo en la antevíspera y en la oportunidad, Carlos Pérez Rasetti, integrante del Cepres y enviado de la secretaría de Políticas Universitarias de la cartera nacional de Educación, señaló que “la idea que tenemos es ver en las universidades de esta región, tanto públicas como privadas, qué capacidades desarrolladas en formación de recursos humanos tiene cada una para la educación a distancia, desarrollo de tecnología, de proyectos, en experiencia y, luego, tratar de ver cuáles son las posibilidades de cooperar, entre las universidades, para potenciar esas capacidades que hayamos detectado”.

De esta manera, añadió que se busca saber cómo colaborar para llegar a más personas de una manera más eficiente y con mayor calidad, aprovechando lo que cada centro de estudios ha desarrollado. Esto, además, implica discusiones teóricas y metodológicas, porque no hay una sola manera de hacer educación a distancia, hay distintas herramientas, concepciones y modelos pedagógicos.

Por su parte, la profesora Mabel Pacheco, titular del área académica de la Unicen, explicó que “acá hay una historia de universidades nacionales nucleadas en la rueda universitaria de educación a distancia que me toca coordinar con la licenciada Campagno, de la Universidad de La Pampa, y ahora queremos compartir una trayectoria conjunta de trabajos con diferencias de desarrollo en la implementación pero con debates o marcos teóricos comunes, con políticas definidas, siempre oficiando de asesoras del Consejo Interuniversitario Nacional”.

Al ser consultada sobre si la incorporación de las casas privadas le otorga a la agenda otra heterogeneidad, la entrevistada señaló que “sí, es así. Inclusive con la suma de institutos de las Fuerzas Armadas vemos que hay distintos grados de desarrollo en la materia, con concepciones teóricas diversas. Se trata de un intercambio sumamente rico”.

CORREO

El sistema de recibir educación desde lejos, bautizado luego “a distancia”, cuenta con larga data. Desde hace 85 años, cuando nació en la Capital Federal los cursos no formales por correspondencia de la academia Pitman, que usaba el Correo Argentino para llegar a todos los hogares del país.

Más acá de esa larga historia, la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires participó de la evolución de dicho método. “Venimos desde el inicio de los años ´80 formando parte de él mediante la capacitación docente, creando nuestra Universidad la red universitaria de educación a distancia” recordó la académica Mabel Pacheco.

A continuación, Pérez Rasetti agregó que “con el despliegue de las tecnologías el sistema dio un gran salto cualitativo y al mismo tiempo una transformación profunda”.

Ambos funcionarios coincidieron en que la virtualidad, gracias al avance que hace posible el uso de internet, es lo único nuevo como modalidad. Lo demás, es de muy vieja data la experiencia previa.

“Es notable el aumento de demanda registrado en los últimos tiempos. Estando hoy esta oportunidad al alcance de la mano cada vez más personas sienten la necesidad de formarse a nivel superior. De ahí que todos los instrumentos que nos permitan llegar a más gente son utilísimos. La educación a distancia tiene esa gran posibilidad de llegar a personas que por razones físicas o geográficas no puede llegar a una universidad”, añadió el funcionario.

Para finalizar, no olvidó citar otro aspecto trascendente del rasgo bimodal del beneficio que es un “instrumento que permite ampliar los horarios de trabajo académico de los estudiantes presenciales, quienes por razones de laborales, por ejemplo, se les hace imposible asistir a la facultad todas las horas que se le exigen. Se van a la casa, donde cuentan con el entorno virtual a través de una computadora, y complementan el estudio”.

Recomendar noticia

Comentá la nota