UNIR y municipio relevan y analizan consumos industriales

Ayer se reunieron ambas partes nuevamente en el Palacio Ramirez de Velasco y el trabajo se centró en analizar los consumos energéticos y lo que pagan las empresas del Parque Industrial.
Es el segundo encuentro de la semana entre los miembros de la Comisión Directiva de la Unión de Industrias Riojanas y la secretaria de Hacienda, Claudia Ortiz, para avanzar en las conversaciones iniciadas en busca de una solución al conflicto de intereses que se suscitó en torno a las tasas de alumbrado y limpieza para las empresas industriales.

Estos encuentros con los funcionarios municipales tienen por eje central equilibrar intereses y que la pretensión del Ejecutivo Municipal se acerque a la de los industriales que consideran que la tasa es demasiado elevada teniendo en cuenta el alto nivel de consumo energético de las fábricas.

El municipio puso como base para el cobro de las tasas el 20 por ciento sobre la energía consumida, un valor que desde UNIR consideran elevado dado que hay empresas que tienen altísimos niveles de consumo y con ese parámetro el valor de la tasa les significa entre 20 y 30 mil pesos.

Previo a la reunión de ayer, en la sede de la Unión de Industrias Riojanas la Comisión Directiva trabajó hasta última hora de la tarde abocados a efectuar un análisis pormenorizado de los consumos de las empresas industriales.

El relevamiento de los consumos de energía eléctrica y los montos que pagan las fábricas fue el elemento de análisis en la reunión de trabajo que se llevó a cabo ayer al mediodía en el municipio.

Brizuela confió a EL INDEPENDIENTE que se abocaron a hacer el relevamiento con la finalidad de contar con los elementos para analizar el nivel de consumos y en base a ello, tratar de estructurar los mecanismos necesarios que diferencien a los usuarios industriales de los casas de familias y los comercios, según detalló el presidente de UNIR.

Asimismo, hizo hincapié en la necesidad de que las tasas sean segmentadas. En este sentido, argumentó que "el consumo de las industrias no es el mismo al de una casa de familia o un comercio, los consumos industriales son diferentes y más elevados" indicó a El INDEPENDIENTE. Precisamente, debido a que los consumos son mayores es que solicitan que se apliquen alicuotas distintas.

FIRME POSTURA DE LA COMUNA

El municipio de la capital reclama el pago de las tasas municipales a las empresas industriales en concepto de alumbrado y limpieza y que salden la deuda por el servicio prestado en los años anteriores.

Según fuentes municipales detectaron a través de un proceso de digitalización efectuado, que las empresas no pagaban dicho concepto desde la gestión anterior al primer periodo del intendente Ricardo Quintela.

La información de la que dispone la comuna, da cuenta que la deuda data del 2002, pero gracias a una actualización llevada a cabo recientemente, se detectó esa irregularidad y por eso el jefe comunal reclama el pago de los años anteriores.

La comuna considera que los industriales están en una condición financiera que les permite pagar las tasas municipales y cumplir con esta obligación tributaria al igual que cualquier vecino de la Capital.

Las empresas se escudaban en una eximisión otorgada por el Ente Unico de Control de las Privatizaciones (EUCOP) que no tiene la facultad para realizar eximiciones de pago de tasas municipales, según lo explicado por una alta fuente comunal. Cabe aclarar que los sectores eximidos del pago de estas tasas son los bodegueros y regantes, no incluyéndose las industrias.

Si bien el jefe comunal exigió el pago de las tasas y reclamo que se salde la deuda de años anteriores, pusó al frente de la negociación a la titular de la Secretaría de Hacienda, Claudia Ortiz.

Ortiz sostuvo que el municipio es consciente de que el sector industrial consume bastante energía eléctrica, "por lo que se podría pensar en una tasa diferenciada y segmentada de acuerdo al consumo que se toma como variable" es por eso que comenzaron a analizarlo detalladamente en función del relevamiento que hizo UNIR.

Comentá la nota