Unión Pro: todavía no asumieron y ya se pelean por los privilegios

Parece virtualmente imposible que los seis ediles electos por esa fuerza estén en el mismo bloque
Lejos de salvar sus diferencias para conformar un bloque único, el peronismo disidente de La Matanza profundiza aún más sus grietas tras las elecciones del 28 de junio. Resulta casi improbable que sus seis integrantes traben un acuerdo para conformar una bancada única y legislen en un mismo sentido dentro del Concejo Deliberante a partir de diciembre. Ya comenzó el «pase de facturas».

Todos llevaban a Francisco de Narváez como candidato a diputado, pero en el distrito compitieron cada uno con su lista. Es que los sectores tienen sus propias ambiciones políticas y ya comienzan a trazar un camino aparte de cara al 2011, incluso desvinculándose de quien hasta hace días era su referente provincial.

El concejal electo Ariel Martínez, quien encabezó la lista colectora de Unión Pro ganadora en La Matanza, ya se despegó de Francisco de Narváez y a una semana de las elecciones dice que de aquí en más su espacio político nada tendrá que ver con el del Colorado. «Mi contrato con De Narváez terminó el 28 de junio, porque yo y mi agrupación sabemos del menosprecio y el destrato que tuvimos de parte de la conducción de Unión Pro», dijo Martínez en declaraciones al programa Ultimo recurso (FM Freeway 90.7).

¿Unión Pro?

Además de la banca de Martínez y la que obtuvo su compañero de lista Fernando Asencio, habrá cuatro bancas más del peronismo no oficialista. Se suman las del recientemente electo Adrián Verdini y las de otros tres concejales que responden al diputado macrista Julio Rubén Ledesma.

«Yo con Verdini jamás estaría en un mismo bloque y Ledesma tampoco va a mandar a sus concejales a trabajar con los de la lista ganadora, así que su bloque representará a Macri, Verdini a De Narváez y nosotros al peronismo donde seguramente jugaremos una interna», sentenció Martínez, que en el último tramo de su campaña recibió el apoyo de Felipe Solá.

Por su parte, consultado sobre la relación entre los peronistas disidentes, el concejal electo Adrián Verdini explicó en diálogo con El diario: «Nuestra idea es que todos estemos en un mismo espacio, pero lamentablemente eso no depende mi; creo que Martínez sigue en la línea que demostró en estos cuatro años como concejal», sostuvo al deslizar cierta actitud condescendiente frente a las acciones del oficialismo parlamentario.

En tanto, pese a tener una postura conciliadora, Verdini admitió también que no existen conversaciones ni contactos con José Galvan, Juan Giffoni y Ricardo Maidana, los tres concejales que responden a Ledesma.

Tapones de punta

Los referentes del peronismo disidente ya están a los codazos pensando en una eventual carrera con vistas a 2011 y comienzan a marcar el territorio.

Ledesma nunca ocultó sus ansias de ser intendente de La Matanza, y en dos años seguramente pretenderá postularse de la mano de Mauricio Macri. Verdini asegura que seguirá aferrado al proyecto de De Narváez que seguramente será candidato para gobernar la provincia de Buenos Aires. Martínez, en tanto, buscará posicionarse dentro del justicialismo en la línea de muchos dirigentes que ahora saltan a la yugular de los kirchneristas.

«En estas elecciones quedó demostrado quien tiene mayor peso territorial de cada una de la fuerzas del peronismo disidente en La Matanza», alardea Martínez, cuya lista fue la que sacó la mayor cantidad de votos respecto de las otras dos listas locales de Unión Pro con casi el 12%. Además, sostuvo: «La nuestra fue la única lista peronista, porque las otras llevaban gremialistas y empresarios».

Martínez también reaccionó contra los dichos que lo vinculan con el oficialismo. «Si acá hay alguien que se benefició fue Verdini. En las escuelas a nosotros nos tapaban las boletas con la suya y esto lo hizo el oficialismo porque Verdini no tenía mas de 500 fiscales voluntarios», disparó.

Comentá la nota