La Unión Europea recortará 3,5 millones de empleos

A lo largo del año, el mercado laboral acabará con esa cantidad de puestos de trabajo, lo que contraerá la tasa de empleo un 1,6% y disparará la de desempleo un 2,5% en 2010
Así lo concluye la Comisión Europea en el primer informe sobre empleo publicado hoy y que será actualizado cada mes para seguir la evolución y las nuevas tendencias del mercado laboral europeo como consecuencia de la crisis.

El informe hace referencia al "fuerte aumento del desempleo en España" y lo sitúa como el país que más sufrirá los efectos de la recesión económica junto a Reino Unido e Irlanda.

El número de puestos de trabajo cayó en la UE entre un dos y un nueve por ciento, aunque España forma parte del pelotón de países que superan el diez por ciento junto a Italia, Irlanda y Reino Unido.

El documento destaca que España fue el que más se disparó su desempleo en diciembre con un aumento del 0,7% con respecto a noviembre, y del 5,7% en términos interanuales. Asimismo, entre 2008 y 2010 el aumento será de cerca del 7,5%, mientras la media de la UE oscilará entre el dos y el cinco por ciento.

El sector automotriz, los transportes en general, la industria del metal y la maquinaria, y los servicios financieros son las áreas en las que la crisis ha dejado la huella más difícil de borrar en términos de pérdida de empleo.

Hasta 100 mil personas perdieron su trabajo en estos sectores entre octubre de 2008 y enero de este año, mientras el sector del comercio resiste la crisis con entereza y sigue creando puestos de trabajo "de forma significativa" en países como Reino Unido, donde se crearon 21 mil puestos de trabajo.

Aunque el mercado laboral europeo no permaneció inmune a la crisis financiera en ningún momento, lo cierto es que su reacción no fue catastrófica hasta que a finales de 2008 y principios de 2009 los recortes de plantilla empezaron a ser inevitables.

Hasta el pasado mes de diciembre los indicadores de empleo europeos parecían ser más resistentes a la crisis que los norteamericanos. De hecho, durante el último mes de 2008 la tasa de desempleo europea creció un 0,6%, mientras la estadounidense aumentó un 2,3% en términos interanuales.

Desde entonces el mercado laboral europeo se ha ido cerrando de manera cada vez más terminante, sumado a la supresión de puestos ya existentes.

A medida que avance la crisis, el mercado laboral se blinda y serán los jóvenes los que más seguirán sufriendo el recorte de empleos, aunque también se encontrarán entre los perjudicados a los empleados de mayor edad, los trabajadores no nacionales e inmigrantes y las familias con menores ingresos son especialmente vulnerables ante las tendencias del mercado laboral europeo.

Comentá la nota