¿Unidos o SOMUtidos…?

Infoglaciar - Por Mario Das Neurus desde Trulalew - El golpe de un policía a un obrero, el culatazo de una escopeta en la cara de alguien "exógeno", un piedrazo "somutero"… y explotó el caos en una ciudad que luego vería cómo la consecuencia de esto se sentiría y decidiría en otra.

A las frenéticas corridas del oscuro viernes le sucedieron sentadas… pero no de los obreros del SOMU, al menos no de los golpeados, sino de los grandes negociadores –que hasta el momento y luego de 40 días no lograron resolver nada- que intentaban el lunes por la tarde cumplir con el mandato del señor feudal: desactivar la marcha del jueves y doblegar al sindicalismo.

De boliche en boliche

A los medios trascendió la información de dos reuniones de la CGT del Valle; una en UATRE de Trelew y, dos horas más tarde, otra en Puerto Madryn.

Pero, para la desazón de algunos de los protagonistas de esos encuentros, la verdadera reunión se cocinaría un par de horas antes.

En el STIA se dispusieron 4 sillas para atender a los enviados de MDN.

Claudio Gross por el SOMU –hasta hace algunos días con rango de desaparecido-, Jerónimo García y Pablo Khorn por el gobierno y el mediador: Luis Nuñez, por la CGT.

Mario… sos un GROSSo!

Los funcionarios, luego de dejar en claro que no querían sentarse con Soto y Santibáñez –dos supuestos boycoteros-, comunicaron la intención de negociar con los empresarios para destrabar el conflicto con la insoslayable condición de desactivar la "marcha de la bronca" prevista para el pasado jueves.

Confirmar las ausencias

Así las cosas, las otras dos reuniones fueron solo un cúmulo de excusas para disimular la primera y contentar a los que fueron para escuchar el repudio a la represión dasnevista.

Y si faltaba algo, horas antes de la movilización se volvió a hacer una reunión para "confirmar las ausencias".

Y lo que podía ser…

…no fue. Porque al final solo unas 200 personas se movilizaron, dándole por ganada esta partida al señor feudal.

Pero… cabe preguntar si fue jaque mate o aún quedan movimientos. Y si quedan… ¿se darán en el sindicalismo o en la política?

Algo seguro… esto no terminará en tablas.

Comentá la nota