La Unicén elige hoy a su nuevo rector y Tassara afirmó que a Spina “las ideas le quedaron cortas”

Lo dijo en referencia a los cuestionamientos por su cargo en la Universidad durante la dictadura. El contador manifestó que su gestión será la continuidad del modelo de compromiso social que se inició con Néstor Auza. Serán 144 consejeros los que, en asamblea, definirán el destino de la universidad.
La Universidad Nacional del Centro (Unicén) elegirá hoy un nuevo rector entre el actualmente en ejercicio interinamente, Marcelo Spina, y el ex decano de la Facultad de Ciencias Económicas y representante de la continuidad auzista, Roberto Tassara.

Están habilitados para votar en la asamblea, a desarrollarse desde las 14 en el edificio de Pinto y Chacabuco, 144 consejeros de las ocho facultades que integran la casa de altos estudios y de la Escuela de Derecho de Azul, que prontamente obtendrá la máxima categoría universitaria.

Justamente, en los 13 representantes de la institución azuleña estaría una de las claves de esta elección, puesto que es una incógnita cómo se pronunciarán sobre los dos proyectos que se someterán a consideración del órgano superior.

“Creo que en las unidades académicas de Tandil y de Azul tenemos una mayoría suficientemente importante como para cotejarla con la muy importante mayoría que tiene el ingeniero Spina en las unidades académicas de Olavarría”, aseveró Tassara sobre las estimaciones previas.

Tras ocho años de Néstor Auza al frente, con dos partidas y un regreso hacia su banca de senador, la Unicén definirá su continuidad institucional luego de la era de los pactos y los “azotes para los traidores”, que tuvo como protagonistas centrales al veterinario y al ingeniero olavarriense, fórmula en 2004 y, a la postre, enfrentados hasta la actualidad.

El retador

Oposición de un desprendimiento oficialista, el contador Roberto Tassara, cinco veces decano de la Facultad de Ciencias Económicas y ex vicerrector, intentará arrebatarle la conducción de la universidad a Spina.

“Esto no es una empresa fácil. Nunca lo es, sobre todo, cuando hay competencia”, manifestó a este Diario el también ex candidato a intendente.

-¿Su concepción de la Universidad es muy distinta de la de Spina?

-Absolutamente. No sé exactamente qué es lo que él propone, pero el proyecto que ha llevado adelante es muy distinto al nuestro. Creo que él mismo dijo que se diferencia de mí en todo. Y es cierto. Somos proyectos distintos, grupos que pensamos la Universidad de distinta manera y proponemos formas de gestión y de trabajo diferentes. Creo que, durante todo este tiempo, los asambleístas percibieron ciertas diferencias.

-Entonces, ¿cuál es su proyecto?

-Siendo la educación y la salud los elementos centrales para mejorar la calidad de vida de la gente, en un país donde aún existen importantes grados de marginalidad y donde muy pocos acceden a la educación universitaria, tenemos que tener una universidad abierta, inclusiva y que permita que los estudiantes permanezcan y terminen sus carreras, e incluso acompañarlos hasta el primer empleo. Hablamos de una universidad pública, pero porque no es arancelada, y en lugar de oportunidades tenemos que hablar de posibilidades. Tenemos que trabajar muy seriamente para bajar los costos de residencia, alimentación y los gastos académicos. Para eso, también tenemos que mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje. Pensamos hacer un trabajo muy fuerte con los planes de estudio y las normas académicas para facilitar esto.

-¿Cómo definiría a su modelo?

-Como una universidad con compromiso social. Para nosotros, ésta no es una frase más. Compromiso social no es una cosa que se dice, es una cosa que se siente, con acciones que lo demuestran, como el Programa Barriadas, la Universidad Barrial de Villa Aguirre, la Universidad de la Vida y la Experiencia, las prácticas voluntarias, cosas que nos han demandado extender para Azul y Olavarría . El compromiso social es cotidiano, de cada decisión. En eso creo que nosotros hemos demostrado vocación.

Adentro y afuera

“Hay que mejorar la calidad de vida de nuestra gente, que es el mejor activo que tiene la Universidad”, insistió el contador durante el diálogo.

-¿Por ejemplo?

-La de nuestros jubilados, o la de aquella gente que está por jubilarse. El año pasado habilitamos la posibilidad para que la obra social de la Universidad los contenga, pero todavía queda la brecha entre lo que gana el activo y la que será la remuneración del que se retira. Para eso, estamos proponiendo una caja compensadora de jubilaciones para minimizarla.

-¿Qué acciones son imprescindibles hacia afuera?

-Está el compromiso social con las empresas, a través del Parque Científico Tecnológico, que la lucha interna entre Auza y Spina lo amesetó. Este es un proyecto importante para la sociedad, porque genera una gran cantidad de puestos de trabajo. Hay que darle un fuerte impulso y una revitalización.

-¿De qué manera se puede lograr, tanto éste como otros proyectos?

-Creando redes sociales con los graduados y los representantes políticos de la región, para que nos ayuden a generar los recursos financieros y así seguir desarrollando la Universidad. Con los buenos recursos humanos que tenemos, lo que necesitamos son recursos financieros que vayan más allá del presupuesto.

Lunghi y los

cuestionamientos

-¿Cree que influirá el fuerte apoyo que recibió Spina del Gobierno comunal? Además, el ingeniero dijo que tiene el respaldo de todos los intendentes de la región.

-La realidad es que los que votan son los consejeros académicos, que tendrán en cuenta esta aseveración que hizo Spina. No me consta, pero supongo que será cierta. Yo no creo que tenga una influencia especial, más que otros apoyos que se tienen.

-¿Y a la hora del ejercicio?

-Supongo que el Municipio, una vez terminada la elección, va cumplir con el rumbo institucional que debe tener. Son dos instituciones, no dos partidos políticos. Es más, esta fórmula también está integrada por el ingeniero Omar Lossardo, ex presidente del comité radical de Azul. A la hora de gobernar, las instituciones deben estar por encima de los hombres y de los partidos. Estoy seguro de que eso va a ocurrir.

-¿Qué les responde a los que cuestionan su permanencia en la Universidad?

-Creo que en mis cinco períodos como decano fui electo por unanimidad y con distintas composiciones de política institucional en los consejos académicos. No han sido siempre los mismos lo que me han elegido. Esa continuidad me la fui ganando, porque la gente tiene un grado de satisfacción con lo que uno ha hecho.

-Su actuación durante la dictadura dentro de la Unicén fue otro de los argumentos de su oponente...

-Son cuestiones a las que se echan mano cuando las ideas quedan cortas y las cuestiones electorales están muy apretadas, donde se intenta desmerecer al adversario en lo personal. Por supuesto que no tuve nada que ver con el ‘proceso’. Yo era un trabajador de la Universidad desde antes, seguí siéndolo con el ‘proceso’ y en el ‘81 pasé a ser secretario administrativo, como muchos que sostuvimos a la Universidad formando parte de la resistencia interna. Eso es desviar el centro del debate universitario.

-¿Está convencido, como manifestó en otra oportunidad, de que la Universidad debe “cerrar filas” tras esta elección?

-Por supuesto. Si nosotros somos gobierno, vamos a convocar a todos para trabajar por la Universidad. Las puertas van a estar abiertas para las propuestas de todos, porque yo nunca dejo una idea por explorar, ni la doy por perdida. Muchos de los recursos humanos, nos voten o no nos voten, son buenos y vamos a tratar de trabajar con ellos para desarrollar la Universidad. Espero que de ocurrir lo contrario, también pase lo mismo. *

Comentá la nota