Unicef denunció el robo de chicos en Haití y pide cautela con las adopciones

El organismo dijo que ya desaparecieron 15 en manos de redes de tráfico de personas.
Aún no se asienta el polvo de los edificios derrumbados en Puerto Príncipe y ya hay buitres revoloteando sobre los despojos. Tras la tragedia, hay una mercancía abundante para este macabro comercio: los chicos.

Ya antes del terremoto había en Haití 380.000 huérfanos. Tras el sismo esa cifra creció de modo exponencial. Unicef acoge cada día en 20 centros a unos 2.000 niños que carecen de noticias de sus padres. Ayer los rumores que se escuchaban en la ciudad se volvieron información oficial. El organismo de la ONU denunció la desaparición de al menos 15 chicos de diferentes hospitales y teme que hayan caído en las redes de trata con el fin de adopción ilegales.

"Hasta el momento tenemos reportes de, digamos, unos 15 niños desaparecidos de los hospitales y que no se encuentran con familiares", dijo Jean-Luc Legrand, consejero regional de Unicef. "La trata de niños ya existía en Haití" antes del terremoto y "desgraciadamente, las redes de trata tienen vínculos con el mercado internacional de la adopción", agregó.

Unicef había hecho primero una recomendación sobre cómo proceder con chicos víctimas del terremoto: darles alimento y agua, llevarlos a un refugio seguro, identificarlos fehacientemente, junto con el gobierno de Haití, y luego verificar si tienen o no familiares. Pero tras la confirmación de las desapariciones, endureció su postura y pidió que sean bloqueados temporalmente todos los procedimientos de adopción.

Sin embargo, la respuesta al reclamo fue casi nula, y sólo el gobierno de la provincia canadiense de Quebec resolvió formalmente cancelar todo trámite de adopción de niños haitianos.

Unicef también le pidió a República Dominicana, a donde miles heridos fueron llevados de urgencia tras el terremoto, que tome medidas. De hecho, en el Hospital Darío Contreras, el más grande de Santo Domingo, hay una única información que no están dispuestos a dar: el lugar exacto al que llevan a los chicos a los que se les da el alta.

Mientras tanto, numerosos países han activado protocolos que permitan acelerar las adopciones de niños haitianos ya en curso antes del terremoto, como Estados Unidos o Francia, hacia donde el jueves partieron 33 niños haitianos adoptados por familias francesas y se espera que otro grupo viaje ayer. Holanda, Bélgica, España, o Alemania son algunos de los países que buscan agilizar los procedimientos de adopción ya iniciados antes del sismo, ante la necesidad de proteger a los más desamparados. Pero ayer la embajada de Haití en Buenos Aires informó que no había ninguna orden de acelerar o dar adopciones de forma urgente.

Haití, en tanto, sigue reviviendo el mortal terromoto del 12 de enero: hubo dos réplicas más. Fueron temprano a la mañana y apenas se sintieron. Pero mantienen la preocupación de la gente porque la tierra parece no encontrar paz y por lo tanto, ellos no pueden reiniciar sus vidas.

La ayuda internacional fluye ahora en Puerto Príncipe. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) está repartiendo alimento para 27.000 personas mediante importantes distribuciones de ayuda en un estadio de fútbol y el barrio de Delmas, según el portavoz del programa, David Orr. Veinte mil tiendas que permiten alojar a 100.000 personas ya fueron montadas en Puerto Príncipe, según la vocero de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en Ginebra, Elisabeth Byrs. Y se esperan 20.000 más.

Voceros de la ONU informaron además que el puerto de Puerto Príncipe se encuentra "parcialmente operativo" así como el 30% de las estaciones de servicio. "La mayor parte de los supermercados abrirá la próxima semana", precisó otro vocero de la ONU.

Comentá la nota