Unicef advirtió sobre la situación dramática que viven los niños haitianos luego del terremoto

El organismo internacional señaló que muchos murieron, están heridos, perdieron a sus padres o están separados de sus familias por el caos que siguió al sismo
Miles de niños han muerto por el terremoto del martes en Haití, donde la mitad de la población tiene menos de 18 años, y muchos más están heridos, huérfanos o ambas cosas a la vez, sin tener contención psicológica ni afectiva por lo que viven "un trauma tremendo", advirtió Unicef.

"La situación de los niños es muy compleja, son los más vulnerables" ante la caótica situación, dijo la argentina Tamar Hahn, oficial de comunicaciones del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Un grupo de unas quince personas del organismo internacional coordina con ONGs el trabajo para atender las necesidades de los más pequeños y darles contención ante la tragedia en la que están inmersos.

Cuando ocurrió el terremoto "no había chicos en las escuelas, pero sí los había en las guarderías, de las cuales muchas colapsaron" por el sismo, indicó la funcionaria de Unicef, quien agregó que "un número enorme de niños se ha visto afectado: han muerto, han perdido a sus padres o están separados de sus familias por el caos que siguió al terremoto. Falta acceso al agua, a los alimentos, a la ayuda psicológica, viven un trauma tremendo".

Hahn, una argentina-israelí de 37 años, estuvo visitando ayer chicos heridos en los improvisados hospitales. "Algunos están graves. Hay una nena de dos años que revivieron pero no sabe cómo se llama, tiene retardo mental y físico y llora desesperadamente", relató, conmovida.

Unicef, con oficinas regionales en Panamá, se unió el sábado al pedido de u$s563 M formulado por el sistema de Naciones Unidas para el suministro de asistencia humanitaria a Haití. La solicitud está dirigida a garantizar en los próximos seis meses la ayuda a 3,5 millones de personas para las necesidades más urgentes: medicamentos en primer lugar y alimentos, agua potable y refugio. El organismo tiene una función especialmente decisiva que desempeñar y trata de conseguir por lo menos u$s120 M para su labor, como parte de las actividades humanitarias de socorro.

Los esfuerzos internacionales incluyen la descarga y distribución de suministros y materiales de emergencia que llegaban ayer por vía aérea a Puerto Príncipe, en tanto esperaban que otros dos aviones cargados con materiales de socorro. Las aeronaves transportan unas 70 toneladas métricas de tiendas de campaña, lonas y medicinas para la atención de los heridos y damnificados.

Comentá la nota