Se unen gremios para sacar a Picco de la conducción de la CGT

El 2009 no ha sido un año fácil para la convivencia de los gremios que integran la CGT de Mendoza. Las diferencias entre varios jefes de sindicatos de peso y Roberto Picco, secretario general de la Confederación, se han hecho insostenibles.
Tanto es así que el lunes habrá un plenario autoconvocado por buena parte de esos gremios con el objetivo de sustituir a Picco hasta que -en marzo- las elecciones designen a un nuevo líder. Del otro lado, acusan a los rebeldes de "golpistas".

Aunque nadie lo admite ante el micrófono, por lo bajo los referentes gremiales dicen que el acuerdo con Hugo Moyano -secretario general de la CGT nacional- ya está cerrado y que a Picco le quedan pocas horas como líder en Mendoza.

Es que el miércoles un grupo estuvo en Buenos Aires planteando lo "insostenible" de la situación, así como la "falta de disciplina y conducta" del dirigente mendocino. El visto bueno de la dirigencia central estaría dado para pedir y votar por la remoción del alvearense que llegó a la conducción de la central obrera como jefe del sindicato de Prensa.

Al parecer, la alta exposición pública de Picco (quien -entre otras cosas- ha dicho que quiere ser gobernador y se ha manifestado a favor de crear un multimedio del Estado Provincial y de los sindicatos) terminó por desgastar la tensa situación y un nutrido grupo de secretarios decidió tomar cartas en el asunto.

El problema principal pasa por las expresiones que Picco hace en nombre de la CGT pero sin consultar a ninguno de los otros integrantes de la mesa de conducción.

Antes de esto, el gremialista se había manifestado en contra del gobierno de Celso Jaque. Lo hizo a través de una carta inconsulta que suscitó la furia de la mayoría y que, tiempo después, le provocó problemas a algunos funcionarios provinciales que se acercaron a él. "Estamos hartos de que el secretario de la CGT use esta sigla para lanzar proyectos propios sin tener en cuenta a los demás", manifestó un sindicalista de peso, que el lunes dirá presente.

Para ellos, Picco está lejos de defender a los trabajadores, ocupado como está en "ideas electorales" y en reuniones con dirigentes que no tienen la aprobación del resto como el piquetero Luis D'Elía.

"Hace tiempo que venimos pidiendo un plenario por nota, pero como nos han ignorado hemos decidido autoconvocarnos", contó Claudio Díaz -secretario de Vialidad Provincial y una de las voces cantantes del encuentro-.

Además de ellos, los camioneros, los taxistas, Frutas y Hortalizas, UPCN, los empleados de la UNCuyo, Sipemom, los Judiciales nacionales y el CEC; entre otros, han firmado la nota convocando a la reunión que se realizará el lunes a las 19 en la sede del sindicato del personal de estaciones de servicios (Bandera de los Andes 239 de Guaymallén).

Los "rebeldes" dicen que Picco los "hace quedar mal. Nos molesta que use la chapa de la CGT porque nosotros trabajamos para pelear por el salario y la obra social de la gente, pero él no hace nada de eso", opinaron los gremialistas.

El plenario va a resolver si Picco se queda o se va y, en el último probable caso, quién lo va a reemplazar hasta el día de las elecciones. "La intención de esto es -en el futuro inmediato- acordar una unidad del movimiento obrero mendocino", comentó otro dirigente. Además, de la CGT normalizada en 2006 existen otras agrupaciones de trabajadores.

Tanto para el 1° de Mayo como después de las elecciones, los que rechazan a Picco se diferenciaron de él apoyando al Gobierno provincial. Entonces -como ahora- nadie quiso hablar de divisiones pero admiten que se "equivocaron" con el actual secretario general al elegirlo. Desde hace tiempo, la mayoría trató de ignorarlo pero no pudieron frenar los avances de quien conoce a la perfección la interna existente en la CGT que conduce.

Picco no pudo ser contactado, aunque envió un comunicado de prensa. En el mismo aclara que la dirigencia de la CGT no ha convocado a la asamblea del lunes y habla de una "maniobra golpista y destituyente" convocada por "un grupo minúsculo de dirigentes que repiten una conducta antidemocrática". En el escrito se acusa a dichos gremios de, por un lado, tener lazos con funcionarios del Ejecutivo y, por el otro, de responder a Julio Cobos.

Además, destaca que se ha puesto al servicio de las políticas tomadas por la presidenta que aportan a la "felicidad de los trabajadores". Para finalizar, Picco dice sorprenderse de los grupos que "se autodenominan peronistas y que atentan contra los intereses de los que pretenden defender". El lunes se sabrá cómo queda conformada la CGT y cuál de los dos grupos se impone.

Comentá la nota