Se unen 5 centros comerciales y compiten con el de San Juan

El escenario del comercio minorista sanjuanino está movido por estos días, y no precisamente por las ventas. Ocurre que cinco centros comerciales -de Santa Lucía, Pocito, Rawson, Caucete y Albardón-, junto a un representante de la Federación Económica de San Juan han decidido unirse en una entidad de mayor rango, la Unión del Comercio del Interior, con el objetivo de tener más peso en el mapa comercial de la provincia y actuar en forma institucional ante el gobierno.
"El 22 de julio pasado firmamos el acta fundacional y ahora estamos persiguiendo formar los estatutos, el acta constitutiva y armar la comisión directiva", dijo ayer Gustavo Carmona, presidente de la Cámara de Comercio, Agro e Industria de Pocito, y vocero del nuevo grupo.

Pero este paso desató al mismo tiempo una pelea con el Centro Comercial de San Juan, entidad que se adjudica la representatividad de todo el comercio minorista local, incluido el de los departamentos. "Ninguna cámara puede venir a crear otra entidad, el único centro comercial de la provincia con representatividad legal en el comercio es éste, que tiene más de 60 años de vida", dijo ayer su presidente Hermes Rodríguez, al enterarse de la noticia.

Según Rodríguez, los centros comerciales departamentales no pueden unirse, "es medio enredado lo que quieren hacer e irresponsable al hablar de eso", dijo.

No se puede hablar de ruptura porque según Carmona, los comerciantes de la nueva entidad "no están asociados al Centro Comercial de San Juan".

Pero las chispas que saltaron a partir de la noticia desnudan una tormenta por el juego de poderes en el mapa comercial de la provincia.

La nueva entidad

Los comerciantes departamentales que dieron nacimiento a la Unión del Comercio Interior, y que aspiran a lograr pronto la personería jurídica, se han puesto bajo el ala de la Federación Económica y también responderán a la CAME, según informaron ayer. Dicen que representan a más de 2.000 comercios distribuidos en las cinco jurisdicciones, y que al unirse van a empezar "a enfrentar los problemas que tienen en común y a establecer prioridades para darles tratamiento a cada uno", según Carmona. Agregaron que en forma aislada solo tienen representatividad para golpear las puertas de las intendencias. Ahora, unidos en una federación, van a poder reclamar ante el gobierno provincial por problemas o situaciones en las que hasta ahora se han sentido desamparados. Por ejemplo, los efectos de la prohibición oficial de apertura de ciertos comercios, por la gripe A; o el perjuicio que obras públicas (cloacas, pavimentos) causan a los negocios mas chicos, que sin embargo no reciben resarcimientos.

La nueva entidad aspira a conformar una entidad de primer grado, es decir, de la misma categoría que la Federación Económica. No obstante, Carmona agregó que han decidido subordinarse a la Federación Económica que lidera Carlos Otto, y de hecho, Emiliano Turcumán (hijo de Bernardo), es el secretario de la Federación e integra la flamante Unión de Comercio. Claro que si logran el mismo rango, en un futuro nada les impediría separarse en caso de disidencias.

¿Rivales?

Respecto al Centro Comercial de San Juan, Carmona dijo que la nueva entidad "no va a competir para nada". "Al ser de primer grado nosotros vamos a estar por encima de ellos. Si quiere, en el futuro, el Centro Comercial de San Juan puede unirse a nosotros", desafió.

En el seno de la nueva entidad le cuestionan fuertemente a Hermes Rodríguez que haya salido a minimizar el impacto en las ventas por la gripe A y las restricciones oficiales a algunos comercios. Incluso en la mesa que convocó Otto, de la Federación, para debatir los efectos económicos de la pandemia mientras rigió la medida, no estuvo el Centro Comercial.

-¿Esto significa hacer rancho aparte del Centro Comercial de San Juan?, se le consultó a Carmona.

-"Nosotros estamos luchando por unirnos con todos los comercios. A él (por Rodríguez) lo hemos invitado a participar desde la Federación y no le interesa. Y no compartimos el criterio de información distorsionada de que la gripe A no afectaba las ventas. No se puede quedar bien con Dios y con el diablo. Nosotros vamos a tener un mensaje uniforme, sin opiniones distintas", dijo.

Este sector actuó también coordinadamente con CAME cuando salió a pedir prórroga de impuestos nacionales y del local Ingresos Brutos.

El Centro Comercial de San Juan también apoyó este pedido, pero para este otro grupo de comerciantes locales, el gesto no alcanzó y empezaron a taladrar su liderazgo.

"Nunca fui invitado a las reuniones de la Federación. Y el centro comercial no tiene obligación de sentarse a respaldar a Otto", disparó ayer Rodríguez, sin ocultar su enojo por la noticia.

Comentá la nota