La UNCuyo aceptó la plata de una minera denunciada por contaminación

Por 17 votos contra 11 el Consejo Superior aceptó fondos de la compañía Aguas de Dionisio, de Catamarca. Fue tras los incidentes donde manifestantes en contra de la minería tiraron huevos y agua a los consejeros.

Hubo huevazos e incidentes en una sesión del Consejo de la UNCuyo

Un informe de Noticiero 7.

Tras serios incidentes entre un grupo de alumnos, el Consejo Superior, máximo órgano de decisión de la Universidad Nacional de Cuyo, incorporó a su presupuesto dos partidas de 1.200.000 pesos cada una provenientes de la compañía minera Aguas de Dionisio, ubicada en Catamarca, denunciada en la Justicia por contaminación.

Aceptó así -en una votación de 17 contra 11- los fondos provenientes de la aplicación de la ley 14.771. Esta ley, que data de 1958, dispuso la creación de Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio (YMAD) para explotar el yacimiento Farallón Negro-Alto de la Blenda, en Catamarca.

Para su explotación, YMAD creó el complejo minero La Alumbrera para la extracción de cobre y oro, en la que trabajan 1.800 obreros. Las utilidades de este ente minero tripartito gestionado por el Estado provincial, la Universidad Nacional de Tucumán (descubridora del yacimiento) y el Estado nacional se destinaron fundamentalmente a la provincia de Catamarca (60 por ciento) y a la construcción de la ciudad universitaria de Tucumán (40 por ciento).

La ley establece que la mitad de las regalías pueden, en determinadas condiciones, ser distribuidas entre las demás universidades del Estado (artículo 18º ‘c’). Como la construcción de la ciudad universitaria en Tucumán se realizó, el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) exigió la asignación de los fondos correspondientes al sistema universitario.

Esta empresa está cuestionada y denunciada por diversas organizaciones ambientales y de derechos humanos, debido al impacto que genera su extracción de oro a cielo abierto en base cianuro. Como un dato elocuente, el vicepresidente de YMAD, Julian Rooney, estuvo procesado por contaminación, aunque luego la justicia desestimó ese proceso.

"Fue un día bochornoso"

En una especie de balance de la jornada, el rector de la Casa de Estudios, Arturo Somoza, le dijo a Nihuil que "fue un día bochornoso para la universidad".

Dijo además que evaluará qué consecuencias puede tener el accionar de quienes se manifestaron con violencia durante la sesión "rompiendo vidrios, rompiendo vasos y destruyendo expedientes".

Comentá la nota