Unas 100 mesas objetadas frenaron el escrutinio definitivo

El escrutinio definitivo de las elecciones legislativas del 28 de junio en la provincia de Córdoba quedó supeditado a lo que resuelva la Cámara Nacional Electoral sobre un centenar de urnas objetadas por las distintas fuerzas.
De esa cantidad, alrededor de 75 urnas corresponden a un reclamo que formuló Unión por Córdoba para que se contara voto por voto, y que ya fue rechazado por la Junta Electoral.

A través de su apoderado, Domingo Carbonetti, la coalición oficialista apeló la negativa ante la Cámara Nacional, por lo que esas mesas no serán cargadas al sistema hasta que no haya una definición del tribunal de alzada, confió una fuente judicial. Recién entonces se dará por concluido el escrutinio definitivo.

La fuente judicial consignó que en el tramo de senadores (donde presentó las mayores objeciones el PJ), escrutadas 6.863 mesas, sobre un total de 6.970, el resultado favorece al candidato radical Ramón Mestre, que le saca 6.659 sufragios a su rival del peronismo Eduardo Mondino.

Teniendo en cuenta que cada mesa se compone de unos 250 electores y que Unión por Córdoba objeta 75, restarían contabilizar alrededor de 18.700 votos.

Los cálculos que se barajan en la Junta Electoral dan cuenta que matemáticamente es improbable que Mondino revierta la situación, aun si por orden de la Cámara se llegara al extremo de contar voto por voto en esas mesas cuestionadas.

Comentá la nota