Unas 180 familias viven asentadas hace casi un año

Aseguran que "no tienen dónde ir" y permanecen en tierras del IPV. El caso está en manos de la Justicia.
Unas 180 familias levantaron casas de bloques y madera en Villa las Rosas y habitan allí desde marzo de 2008. Los vecinos viven sin agua, luz, gas ni cloacas y desde el Gobierno se señala que no pueden prestarse los servicios porque permanecen en un terreno que no les pertenece.

"La realidad es que estamos aquí porque nos resultó imposible seguir pagando alquileres y no teníamos dónde ir", sostuvo Marisa Gutiérrez, una madre que vive en una de las casillas con sus dos hijos. Legalmente las tierras pertenecen al IPV (Instituto Provincial de la Vivienda) y hay una denuncia contra quienes las están ocupando, motivo por el cual no se pueden prestar los servicios básicos. Los terrenos en cuestión se ubican en el pasaje Primera Junta al 100, que queda frente a los galpones de la empresa de transporte La Veloz del Norte.

El asesor legal del IPV, Reinaldo García Gambetta, dijo a El Tribuno que "el caso está en manos de la Justicia porque las familias se instalaron sin ningún permiso y se hizo la denuncia penal correspondiente". "Bajo estas circunstancias, cualquier pedido de mejoras es imposible de considerar", señaló Gambetta.

Además, desde el IPV informaron que no se sabe si el lugar es apto para construir y habitar porque antiguamente era un relleno sanitario. La Secretaría de Tierra y Hábitat del Gobierno de la Provincia encargó un estudio para determinar las condiciones del suelo, las posibilidades de que ceda y si es una zona inundable. Los vecinos aseguran que están decididos a quedarse allí.

"Este lugar estaba abandonado hace 40 años. Muchas familias que no teníamos dónde vivir decidimos venir aquí. Presentamos un recurso de amparo y la Justicia ordenó que no nos desalojaran el año pasado", describió Marcelo Cruz, uno de los que primeros llegó a este espacio. A fines de enero, un grupo de personas del asentamiento cortó el tránsito en la zona para reclamar que les cedan la propiedad de los lotes.

Cruz reconoció que "nunca recibieron una promesa" de que les entregarían las tierras. Sin embargo remarcó que para los vecinos "se hace muy difícil seguir sin luz, agua ni cloacas".

Comentá la nota