Unas 80 familias tomaron un terreno privado

Fue ayer en el barrio Unión de Mayo de Plottier. El dueño del predio dialogó pacíficamante con los vecinos, pero aclaró que irá a la Justicia.
Más de 80 familias tomaron ayer un terreno privado ubicado en el barrio Unión de Mayo de Plottier. La ocupación del predio, lindante con la escuela Nº 265 y a metros de la Comisaría Nº 46 tuvo lugar alrededor de las 2 de la madrugada, cuando un grupo inicial de 20 personas se acercó hasta el lugar y comenzó a instalar carpas y precarias estructuras para refugiarse.

Ayer por la tarde la extensión de cada lote de aproximadamente 250 metros cuadrados, ya estaba perfectamente definida a través de postes y alambres. Además el espacio se dividió en tres manzanas para llevar un mejor control interno de las familias asentadas.

En medio del acampe nocturno se hicieron presentes efectivos de la Policía, quienes de acuerdo a lo conversado con algunos vecinos, intentaron desalojar la zona pero desistieron de la medida tras el contacto pacífico que mantuvieron con los usurpadores.

«Somos gente tranquila, en el barrio todos nos conocen y apoyan esta decisión», explicó Estela Salas, una de las impulsoras de la medida, quien agregó: «Somos concientes de que son tierras privadas, pero estamos cansados de esperar para conseguir las cosas por las buenas».

El dueño del predio, identificado por las familias como Carlos Renque, se acercó en varias oportunidades para dialogar con los vecinos quienes le manifestaron su intención de quedarse allí hasta que el Municipio responda por su situación habitacional.

En tanto, explicaron que Renque entendió la problemática que sufren por la falta de viviendas, aunque aclaró que haría la denuncia y los trámites necesarios ante la Justicia por la ocupación de su terreno.

De acuerdo a lo relatado por algunas familias, el propietario que cuenta con una chacra en producción separada por una alameda, tendría una deuda con un Banco por esas tierras de alrededor de 250 mil pesos. Además señalaron que el predio nunca estuvo cercado y está abandonado desde hace más de 40 años.

Este diario intentó dialogar con el responsable del terreno pero no lo pudo hallar en su domicilio, ubicado a pocas cuadras del lugar.

«No queremos que nos regalen nada. Queremos pagar por nuestra vivienda pero nos vimos en la obligación de hacer esto para que nos faciliten un lugar donde vivir. Si no es acá, entonces que nos reubiquen en otro sitio», indicó Ramón, otro integrante de la toma. Y agregó: «El 60 % de los que hoy estamos acá está alquilando, otros viven de prestado en la casa de algún pariente, pero somos todos del barrio Unión y no queremos que venga gente de afuera, porque no hay más espacio para vivir».

Algunos coinciden en que se trata de la última gran toma, dado que la ciudad ya no cuenta con terrenos para construir nuevas viviendas. «Es la toma más grande que existe ya que la mayoría viene rebotando desde hace rato de todos los asentamientos por falta de lugar», indicó un jóven.

Un grupo de representantes intentará reunirse hoy con el intendente de la ciudad, Sergio Gallia, en busca de una solución.

Comentá la nota