Unas 40 familias casi sin agua a 1 km del centro

Dicen que sólo les sale agua de noche. OSSE tiene previsto cambiar las cañerías antes de fin de año.
En total, son unas 40 familias las que tienen el mismo problema: según los vecinos, sufren escasez de agua desde hace mucho tiempo, pero en los últimos meses el problema se agravó hasta el punto de que durante el día no tienen agua ni para bañarse. Ellos viven por calle José Martí entre Córdoba y Nuche, en Capital. Desde OSSE dijeron estar al tanto de los reclamos e informaron que se trata de un problema de baja presión porque las cañerías de esa zona son muy antiguas. Por eso, están trabajando en un proyecto de renovación de tuberías y estiman que antes de fin de año esas familias ya tendrán una solución definitiva.

Los vecinos aseguran que el problema es de muy vieja data y que se empeoró últimamente. El agua sale sólo de noche, cuando aumenta la presión, pero los tanques de las casas no se alcanzan a llenar y a media mañana ya se quedan sin una gota de reserva. Es porque en ese horario nocturno, las familias también aprovechan para lavar la ropa, bañarse y juntar recipientes con agua para el otro día.

"Nosotros somos dos nada más los que vivimos en la casa y lo mismo nos tenemos que turnar para bañarnos. Imaginate el problema de los que tienen niños chicos, que van a la escuela, o la gente que va a trabajar y no puede salir sin bañarse", dijo Maru, una de las vecinas.

A ella se sumó de inmediato la versión de una mamá de dos nenas que contó que, como sus hijas son muy chicas, se ensucian permanentemente y tiene que cambiarlas varias veces al día. "A la tarde ya tengo un canasto lleno de ropa sucia y tengo que esperar a la madrugada para lavarla a mano, porque el lavarropa no anda por la poca presión", comentó la mamá. Héctor Padilla, otro de los vecinos, tiene un taller de reparación de lavarropas en esa calle y no puede trabajar porque no puede ni siquiera probarlos, aseguró.

Las casas de esa zona tienen casi 70 años, al igual que las cañerías. En esa época las familias que vivían en el lugar eran sólo una veintena y estaban rodeadas de viñas y granjas. Actualmente, el lugar está superpoblado por nuevos barrios y varias construcciones que comparten el mismo terreno. Y eso es lo que originó el problema, según afirmaron los vecinos. Ellos aseguraron haber hecho innumerables reclamos telefónicos y notas a OSSE por el tema. Y el titular de la empresa estatal, Adrián Cuevas, prometió ayer una solución antes de fin de año con el recambio de todos los caños de la cuadra.

Comentá la nota