No hay unanimidad por el pavimento en el vecinalismo

Ayer hubo una nueva reunión entre el Ejecutivo y concejales vecinalistas. La obra se cobra, pero todavía no se definieron los valores que modificarán los anunciados. Los ediles pretenden revertir el malestar de los vecinos y aplicar un precio accesible
Le cuesta al vecinalismo rearmar un nuevo proyecto relacionado al cobro del pavimento, puesto que en una segunda reunión se habló de varias opciones pero no se llegó a nada concreto, por lo que el tratamiento del caso proseguirá la semana próxima.

En principio, el bloque de concejales había buscado unificar su propuesta para llevar al Ejecutivo, pero las opiniones estaban divididas y no llegaron a consensuar. Pasa que el costo político es muy alto, y finalmente siempre lo terminan pagando los concejales como últimos participantes del eslabón.

Ni siquiera han podido los vecinalistas acordar lo que sería el nuevo corredor de tránsito pesado, por lo tanto más difícil aún es determinar en un acuerdo común, cuánto y cómo cobrar la obra, algo que es firme, pero no se determinan los valores y mecanismos.

Se supone que estas reuniones han tenido algún voltaje de discusión fuerte sobre determinados aspectos, fundamentalmente el relacionado a la desinformación con que han sido sometidos los vecinos y el valor impuesto en principio, algo que los concejales no dejan de mencionar con molestia por el trato que le dio el Ejecutivo al tema.

Por eso plantean la necesidad de barajar y dar de nuevo, lo cual implica que lo descripto en el proyecto inicial quede prácticamente desechado, fundamentalmente los valores que se intentaban aplicar.

Hay un criterio uniforme de los concejales en que la obra debe ser cobrada para generar otras en el tiempo, pero el tema pasa por cuánto y de cuáles serán los valores a aplicar en las cuotas. Desde el bloque se pretende un costo razonablemente menor al que anunciara el Ejecutivo, incluso con otra disposición en cuanto a la metodología del cobro, que podría ser poniendo una suma base para el contado o de la cuota, y a partir de la extensión de la financiación la aplicación de los correspondientes intereses, que son bajos en el caso de los municipales en relación a los bancarios.

En las alternativas que se manejan para el cobro, se impone desde el bloque la necesidad de que sea un pago accesible para los vecinos, y de dialogar con ellos para lograr un entendimiento de la situación.

Una de las cuestiones básicas en estas negociaciones es la necesidad de revertir el malestar de los vecinos y que ha sido expuesto solamente ante el Concejo Deliberante, pero generado por el manejo del Ejecutivo que es lo que recriminan los frentistas.

En tanto, el nuevo corredor de tránsito pesado sigue siendo tema de debate paralelo, y hasta se están analizando algunas cuestiones para evitar que los camiones circulen por fuera del mismo, esencialmente en calles aledañas a las plantas que se encuentran sobre avenida del Trabajador. Para ello se construirían obstáculos insalvables para los camiones, evitando la dependencia de los ineficientes controles.

Muchas palabras y pocas definiciones en torno al nuevo proyecto de cobro de la obra de pavimento, mientras la obra avanza a varios frentes y en poco tiempo aparecerá en algunas calles el nuevo pavimento, lo que hace crecer la bronca de los vecinos porque además nadie les explicó de qué se trata la obra.

Comentá la nota