La unanimidad se impuso en una sesión sin debate político

La deliberación de los ediles de la capital se quedó sin período de manifestaciones generales: ni oficialistas ni opositores hicieron uso de la palabra. El presidente del cuerpo, Ramón Santiago Cano, dijo que los concejales comprendieron que en el recinto se trabaja en favor de los vecinos. Las sorpresas y las justificaciones
Era de esperar que el período de manifestaciones generales en la sesión de ayer del Concejo?Deliberante de la capital no diera abasto. El orden del día, en sí, no era polémico (se aprobaron los 18 puntos más cinco sobre tablas por unanimidad); por lo que el momento de discusión debía haber sido ese.

Temas no faltaban: el intendente de la capital, Domingo Amaya, había delegado facultades a sus funcionarios para que, en nombre de la emergencia por el dengue, realizaran contrataciones directas. Además, cuando aún faltan más de dos años para que se elija intendente, dos diputados peronistas (Germán Alfaro y Gerónimo Vargas Aignasse) se cruzaron en un debate por la sucesión de Amaya. Y como si esto fuera poco, la sesión se realizó a 30 días de las elecciones nacionales.

En el recinto, ayer había cuatro candidatos: los opositores José Costanzo (primer suplente a senador por Unión PRO-Federal) y Claudio Viña (primer postulante a diputado por FR) y los oficialistas Hugo Cabral y Sara Noemí Correa (tercero y cuarta suplente del Frente para la Victoria).

Sin embargo, cuando el presidente del cuerpo, Ramón Santiago Cano (PJ) invitó a sus pares a que se anoten para la lista de oradores, ningún concejal levantó la mano.

El período de manifestaciones generales es un lapso que los cuerpos parlamentarios reservan a sus miembros para que estos declamen sobre los temas que quieran. Habitualmente que, en ese espacio, la banca se transforma en la tribuna política por excelencia.

Oficialistas y opositores intentaron una explicación. La más clara fue la de Cano. "Opositores y oficialistas entendimos que venimos a trabajar por el vecino.?El tema partidario no tiene que inmiscuirse en nuestra labor diaria", dijo el edil.

Viña lamentó que no se haya aprovechado ese espacio. "Justo salí del recinto por motivos personale y nadie se anotó para hacer uso de la palabra. Tenía pensado referirme en profundidad a la propuesta de FR de reinstaurar el servicio militar obligatorio", explicó.

Viña había solicitado a destiempo que se tratara sobre tablas un proyecto de su autoría. Llegó tarde porque, según explicó, venía de participar de un debate en un colegio. Por eso, no pidió a sus pares que reabrieran la convocatoria.

Cabral no disimulaba su sorpresa. "Yo había pedido un cuarto intermedio para coordinar con mi bloque cómo íbamos a distribuir las respuestas... me quedé sorprendido. Estaba esperando que se anoten los opositores, me quedé mirando a Cano, que me anota después de los opositores. Pero si ellos no tienen nada que decirnos, seguimos con la tarea nuestra, que es gobernar", afirmó.

Comentá la nota