Unánime condena opositora a la intimidación de Camioneros

Unánime condena opositora a la intimidación de Camioneros
Desde la UCR, Pro y la Coalición Cívica hablan de "intimidación y apriete" a la prensa
El prolongado y violento bloqueo de las plantas de impresión de LA NACION y Clarín y distintos centros de distribución de diarios, motorizado en la madrugada de ayer por gremialistas del sindicato de camioneros que encabeza Pablo Moyano, mereció durante toda la jornada el enérgico y unánime repudio de las entidades periodísticas y de todo el arco opositor.

La medida de fuerza, que ayer provocó un atraso de casi cinco horas en la llegada de los diarios a los quioscos de todo el país, no tuvo eco alguno en el Gobierno, mientras referentes de la UCR, la Coalición Cívica y Pro coincidieron en adjudicarle al Poder Ejecutivo la intención de "controlar e intimidar a los medios de comunicación independientes" a través de sus "gremialistas amigos" y vincularon estos hechos con la reciente sanción parlamentaria de la nueva ley de radiodifusión impulsada por el kirchnerismo.

"Es otra etapa del kirchnerismo explícito", afirmó el titular del Comité Nacional de la UCR, Gerardo Morales, "Esta interferencia en el sistema de distribución de los medios gráficos es la nueva etapa de la vigilancia a los medios de comunicación independientes pretendida por Néstor y Cristina junto con Moyano", agregó el senador jujeño. "Nuevamente se recurre a la violencia frente a la falta de ideas y de tolerancia", señaló.

"Todo esto forma parte de un plan perfecto del Gobierno para eliminar el pensamiento crítico y la crítica periodística. Tal como ocurrió en otras oportunidades, se utiliza un reclamo sindical como pantalla. No se puede negar la conexión entre estos hechos y la necesidad del Gobierno de controlar lo que escriben los diarios", se indignó la también radical Silvana Giúdici, titular de la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara baja.

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, también cuestionó la actuación de Moyano. "Repudiamos todo acto que atente contra la libertad de prensa, como el protagonizado por el gremio de Moyano. También rechazamos los actos violentos y la incitación a la violencia", afirmó el líder de Pro. "Es un nuevo atropello de Moyano que significa limitar el acceso a la información de la gente a causa de un conflicto gremial", afirmó la diputada macrista Paula Bertol (Pro-Capital).

En nombre de la Coalición Cívica, la diputada Patricia Bullrich (Capital) empleó duros términos contra los dirigentes sindicales: "Las acciones de apriete como éstas se vienen repitiendo con frecuencia, afectando directamente a los medios de comunicación y lesionando el derecho a la libre circulación de bienes y personas garantizado por nuestra Constitución. Forman parte del plan del kirchnerismo para coartar y controlar los medios independientes".

El ex ministro de Economía Ricardo López Murphy, titular del partido Convergencia Federal, también fue lapidario. "No es una novedad que el oficialismo presione a los medios; primero envían a la AFIP, después sancionan la ley de medios y por último recurren al patoterismo sindical para acallar a la prensa libre", afirmó el fundador de Recrear.

Desde el Gobierno, sin embargo, ningún funcionario emitió opinión sobre el asunto.

Comentá la nota