Uñac descartó estar trabajando para ser intendente de Pocito

La segunda autoridad provincial fue prudente a la hora de hablar de sus anhelos personales. No se anota en la sucesión de la intendencia que termina su hermano en 2011 en Pocito, pero deja traslucir que el ámbito legislativo nacional lo atrae. Aclaró que los cargos ejecutivos son retos a los que no les tiene miedo.
Todo político de raza siempre quiere estar y aspira a conducir y a ocupar cargos de relevancia. En el caso concreto del vicegobernador de la provincia Rubén Uñac, la regla de manual se cumple, pero por el momento no da señales claras sobre su futuro.

"El Gobernador nos ha pedido que se dejen de lado las internas, que lo prioritario es trabajar y gobernar y que la mejor manera de hacer campaña es gestionando", sostuvo. Con esto se encuadra dentro de la línea marcada por el líder natural del justicialismo provincial y baja un mensaje concreto a las bases.

Pero la incógnita de la sucesión de su hermano en el departamento de Pocito, ya que Sergio Uñac debe terminar su segundo mandato y no puede ser re re electo, no será develada, al parecer, por Rubén Uñac.

Concretamente aclaró que "la intendencia de Pocito no es un objetivo que me haya trazado ni estoy trabajando para ello. De todas formas, es un departamento que quiero mucho y que ha crecido y desarrollado muchísimo en los últimos años", afirmó. Con esta definición reafirma lo que en su momento se dijo respecto a sus aspiraciones personales.

Pero como todo político, Uñac tiene aspiraciones lógicas y totalmente entendibles. Es una persona joven y con una carrera política muy vertiginosa. En menos de 6 años fue secretario legislativo en la gestión de Marcelo Lima al frente de la Cámara de Diputados, luego electo diputado nacional y por último vicegobernador del segundo mandato de Gioja.

En este sentido y de manera totalmente personal, Uñac expresó: "Siempre he ejercido cargos legislativos, es un ámbito que me gusta, pero no le tengo miedo a los desafíos. En todos estos años me he ido preparando para cumplir distintos roles en política. Lo que nos toque el día de mañana, allí estaremos", agregó.

Algo debe quedar en claro, Rubén Uñac es hombre de José Luis Gioja y las acciones que tome en un futuro, no muy lejano, siempre tendrán la venia del líder justicialista provincial. Pero a su vez, no quiere que su carrera termine al finalizar su mandato como vice. Al parecer, un cargo de legislador nacional, sería lo apropiado, pero habrá que esperar a que el tiempo pase y revele el enigma hoy presentado en la persona de Rubén Uñac.

Comentá la nota