El ultraderechista se va de gira

El jefe de la diplomacia israelí, el ultranacionalista Avigdor Lieberman, inicia hoy su primera gira europea para tratar de tranquilizar a los dirigentes del bloque sobre las intenciones del gobierno israelí, opuesto a la creación de un Estado palestino.
Lieberman, que asumió sus funciones a primeros de abril, viajó anoche a Roma, para luego ir a París, Praga y Berlín entre mañana y el jueves. En la capital italiana, el canciller israelí se reunirá con su homólogo italiano Franco Frattini y el primer ministro Silvio Berlusconi.

En París, se entrevistará mañana con el ministro francés de Relaciones Exteriores, Bernard Kouchner. Todavía se desconoce si se reunirá con el presidente Nicolas Sarkozy. "El ministro pedirá a sus interlocutores europeos que otorguen un plazo a Israel hasta que el gobierno revele las grandes líneas de su plan diplomático", explicó un alto responsable del ministerio israelí de Relaciones Exteriores. Este programa será presentado por el primer ministro Benjamin Netanyahu durante su encuentro con el presidente estadounidense Barack Obama que tendrá lugar en Washington a mediados de mayo, informó ese responsable, que pidió el anonimato.

De momento, según la misma fuente, hay rumores "negativos en Europa" en cuanto a las declaraciones de Lieberman, jefe del partido de ultraderecha Israel Beiteinu. El jefe de la diplomacia afirmó que Israel no estaba comprometido con los compromisos adoptados en la conferencia de Annapolis (EE.UU.), celebrada en noviembre de 2007, sobre la creación de un Estado palestino. "El plan del gobierno está basado en dos principios: darle prioridad a la seguridad y mejorar la situación económica de los palestinos" añadió el responsable.

Este enfoque fue criticado por Estados Unidos y la mayoría de los países europeos que defienden la idea de "dos Estados para dos pueblos". La protesta de los europeos se tradujo en el rechazo de entablar discusiones para fortalecer las relaciones entre Israel y la UE. Los responsables israelíes trataron de minimizar las discrepancias. "La auténtica prueba tendrá lugar el mes que viene cuando Lieberman presente la política del gobierno durante la cumbre bianual de la Asociación Israel-UE en presencia de sus 27 homólogos", explicó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Pero Israel ya avisó a la UE que podría ser apartada del proceso de paz en Medio Oriente si sigue con el mismo enfoque crítico. "Israel pide a la UE que se mantenga en segundo plano y que adopte un diálogo discreto (...). Si tales declaraciones se repiten, Europa no podrá ser implicada en el proceso de paz", afirmó recientemente el director adjunto del departamento Europa en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Rafi Barak. La comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, declaró que no había llegado el momento de "ir más allá del nivel actual en las relaciones" entre Israel y la UE, dada la incertidumbre sobre el desarrollo del proceso de paz y el rechazo del nuevo gobierno israelí de comprometerse con una solución con dos Estados.

Comentá la nota