Últimos trabajos de una mega obra que lleva 18 años y sería inaugurada en el 2009

La Autopista Luján – Mercedes, ahora Autovía Luján – Carlos Casares, empezó a ser realizada en 1991, con el primer contrato de concesión. Debía estar terminada en 2003. Aún no habilitaron el puente de Gowland.

A la autopista que une Mercedes con la ciudad de Luján le resta poco para su conclusión, y por estas horas se espera la habilitación del puente de Gowland que sirve además para el acceso a Tomás Jofré, una zona que incluso tiene una importante iluminación -por ahora apagada- y cuya apertura por razones de seguridad debería ser inminente.

Al día de hoy van 18 años de obras en el recorrido de la ruta 5 para unir Luján con Mercedes, una obra cuyo costo inicial se volvió a estimar en unos 90 millones de pesos y que estuvo casi una década, en estado de ejecución mínima o casi detenida.

La extensión total del tramo es de 33 kilómetros y tiene varias trochas, con dos carriles en cada sentido. En la continuidad de las obras bajo el gobierno kirchnerista (que había prometido no dar las licitaciones a las mismas empresas que incumplieron los contratos en el pasado) fue punta de lanza el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. En principio se hizo el llamado “segundo tramo” de la autopista (que une las localidades de Jáuregui y Olivera), luego vendría el turno del tramo Olivera-Mercedes, actualmente en obras.

Según el contrato de concesión firmado en 1991, debía estar terminada en septiembre de 2003, pero la obra al día de hoy, más de 5 años después, no se concluyó. Y sectores como el puente de Gowland, que están terminados, aún no se habilitan.

La licitación del último tramo referido y que actualmente está en obras corrió por cuenta del OCCOVI (Órgano de Control de las Concesiones Viales) que por ese entonces era dirigido por Claudio Uberti, funcionario que luego fuera relevado de su cargo tras escándalo con una valija que venía en un vuelo con 800 mil dólares (caso Antonini Wilson).

Lo que se objetaba entre otras cuestiones de parte de los propios usuarios era el no cumplimento del artículo 14 del pliego de condiciones que indica que “el contratista deberá realizar los estudios, investigaciones y análisis necesarios para desarrollar convenientemente las obras incluidas” en la licitación; así como también se ponía énfasis en las reiteradas demoras y problemas de seguridad vial que las obras implicaban, entre otros puntos que también tienen relación con la preocupación por el inminente aumento de tarifas de los peajes con la nueva formalización del Proyecto de Autovía Luján Carlos – Casares, que además extiende las concesiones para las mismas empresas y crea nuevas cabinas de peaje.

Se supone que la obra sería inaugurada en 2009, aunque con las demoras mencionadas y la inconclusión de otros tramos de obra que no son los indicados el plazo podría extenderse una vez más.

Comentá la nota