Los últimos estudios revelan que la candidata de Lula a la presidencia ya no tiene cáncer

La ministra brasileña del Gabinete Civil, Dilma Rousseff, candidata apoyada por el presidente Luiz Inacio Lula da Silva a su sucesión en los comicios de 2010, ya no tiene el cáncer linfático detectado en abril pasado, anunció el Hospital Sirio-Libanés, de San Pablo.
Según el comunicado oficial, los exámenes realizados el jueves último revelaron que el tratamiento de quimioterapia realizado a Rousseff desde abril pasado dejó a la ministra "liberada de cualquier evidencia de linfoma".

La nota afirma que el estado de salud de la ministra es "excelente", y que Rousseff ya puede reanudar normalmente todas sus actividades, aunque, a lo largo del próximo año, la política todavía debe someterse a evaluaciones trimestrales.

El comunicado del hospital corresponde a un "visto bueno" de los médicos para la candidatura de Rousseff a los comicios presidenciales de octubre de 2010, que había quedado en duda tras el diagnóstico del cáncer linfático.

La nota no incluye la palabra "cura", pero uno de los médicos responsables del tratamiento de la ministra, Paulo Hoff, afirmó que, desde su punto de vista, es "bajísima" la posibilidad de que la enfermedad vuelva a acometer a Rousseff.

"Ella está sin evidencia de la enfermedad y con riesgo bajísimo de retorno del cáncer a largo plazo. En mi opinión, digo que ella probablemente está curada", afirmó Hoff, en declaraciones al diario "Folha de Sao Paulo".

Según la encuesta más reciente del Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (IBOPE, privado), si los comicios presidenciales se realizaran hoy el gobernador del estado de Sao Paulo, José Serra, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), ganaría la primera vuelta con un 35 por ciento de los votos.

El sondeo, divulgado en la semana pasada, apunta una dura disputa por el puesto de rival de Serra en la segunda y decisiva ronda, entre el ex ministro de Economía, Ciro Gomes, del Partido Socialista Brasileño (PSB) -con un 17 por ciento de las intenciones de voto- y la propia ministra Rousseff, con un 15 por ciento de las preferencias

Comentá la nota