Los últimos comicios marcan la consolidación del PJ y una leve recuperación del radicalismo

Los últimos comicios marcan la consolidación del PJ y una leve recuperación del radicalismo
Los números indican que el peronismo, en estos primeros años del tercer milenio, llegó a un techo de casi 400.000 sufragios. La caída del bussismo, luego del éxito electoral de los 90, y la buena elección radical hacen reflotar la idea del bipartidismo.
Una de las grandes paradojas de los números es que cargan con el estigma de ser fríos pero generan análisis calientes. Es el caso de los balances electorales. El 28 de junio se realizaron los últimos comicios de la década para elegir legisladores nacionales. Por ello, marcan una buena ocasión para que se analicen los resultados de las elecciones que reúnen estas características durante los albores del siglo XXI. Pero el desentrañamiento de lo acontecido de 2001 a nuestros días (tiempo que incluye cinco de estas elecciones) precisa una breve mención al período anterior.

Desde el advenimiento de la democracia hasta fines de los 80, el escenario electoral mostró una puja entre el Partido Justicialista (PJ) -en todas sus denominaciones frentistas- y la Unión Cívica Radical (UCR). A partir de allí, empieza a pisar firme en Tucumán la agrupación creada por el ex gobernador Antonio Bussi: Fuerza Republicana (FR).

En los comicios de 1983 resultaron electos cinco diputados del PJ y cuatro de la UCR (se elegía los nueve representantes de la provincia porque finalizaba el Gobierno militar). En la elección de 1985, dos y dos. En 1987, dos del PJ, dos de UCR y uno de Defensa Provincial Bandera Blanca, en lo que marca una excepción. En 1989, FR desplaza a la UCR: son elegidos dos diputados del PJ y dos del bussismo. Algo similar sucede en la votación de 1991: tres del PJ y dos de FR. En 1993, la UCR regresa al Parlamento: se eligen dos diputados del PJ, uno de FR y uno de la UCR. En 1995 se repite el empate en uno entre FR y la UCR, pero esta vez el PJ se lleva tres bancas. El primer triunfo de FR llega en 1997, cuando obtiene dos diputados nacionales contra uno del PJ y uno de la UCR. En 1999 (última elección de los 90), el PJ vuelve a ganar, y logra tres escaños, frente a uno de la UCR y uno de FR.

Hasta las elecciones de 1995 (que se realizan sobre la base de la nueva Carta Magna nacional, reformada en 1995), los senadores nacionales eran dos, y los elegía el Senado provincial. La reforma de 1994 determinó que resultarán del voto directo e introdujo el tercer senador.

De 1983 a noviembre de 1995, todos los senadores por Tucumán fueron justicialistas. Desde entonces, irrumpe en esa Cámara FR. De este modo, ambos partidos representarán a la provincia en el Senado, hasta nuestros días, alternándose la mayoría y la minoría.

En 2001, el PJ gana los comicios de senadores y de diputados: son electos "Padres de la Patria" el actual gobernador, José Alperovich, y Malvina Seguí; mientras que en la Cámara Baja asumen Stella Maris Córdoba y el hoy legislador Roque Tobías Alvarez. Por la minoría, al Senado llega Pablo Walter (por entonces en FR) y a Diputados, Ricardo Bussi (FR).

Además, junto a Córdoba, Alvarez y Bussi es electo José Ricardo Falú, del Frente para Todos, integrado por fuerzas cercanas al PJ (Renovación Democrática, Movimiento de Participación Ciudadana, Partido Federal, Defensa Provincial Bandera Blanca, Acción Provinciana, Confederación Laborista y Cambio Democrático).

En la elección de 2003, estas fuerzas siguen a la vanguardia pero se modifica el orden: FR finaliza en primer lugar. Resultan electos senadores Bussi y Delia Pinchetti de Sierra Morales (por entonces en FR) y Julio Miranda (PJ). A Diputados llegan Eusebia Jerez de Sosa (FR), Roberto Lix Klett (FR), Gerónimo Vargas Aignasse (PJ), Susana Díaz (PJ) y Esteban Jerez (ex fiscal anticorrupción).

En 2005 (sólo diputados) la elección es contundente: el PJ obtiene las cuatro bancas en juego. Beatriz Rojkés, Córdoba, Alberto Herrera y Juan Salim asumen como diputados. Esta elección marca un retroceso de FR, que queda tercero detrás de Pueblo Unido (PU), pero apenas a 60 votos del cuarto, el Frente Anticorrupción.

En la elección de diputados de 2007 se inicia lo que pareciera ser la recuperación de la UCR. Como integrante de la Concertación Una Nación Avanzada, junto a los movimientos Popular Tres Banderas y de Integración y Desarrollo (MID), a Ciudadanos Independientes, a PU y a Cruzada Peronista, el radicalismo promovió a José Ignacio García Hamilton a la Cámara Baja.

Los últimos comicios (senadores y diputados), del 28 de junio, consolidaron el segundo lugar del radicalismo, aunque otra vez dentro de un frente: el Acuerdo Cívico y Social. Además de la UCR, lo integraban los partidos Socialista y Demócrata Cristiano, ruralistas, la Coalición Cívica y el MID, entre otros. Esta alianza obtuvo la primera banca de Senadores para un radical (José Cano), desde la que ocupó Celestino Gelsi, hasta 1966, que la obtuvo bajo el signo político de Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI).

Comentá la nota