El último round parlamentario es por los DNU

El último round parlamentario es por los DNU
Los dieciséis legisladores que integran el cuerpo están citados para el miércoles. Pero el diálogo entre el oficialismo y la oposición está paralizado.
La Comisión Bicameral encargada de pronunciarse sobre la validez de los decretos de necesidad y urgencia está virtualmente bloqueada. Tanto la oposición como el oficialismo pretenden presidirla. Como ninguno de ellos tiene mayoría, la definición surgirá de las negociaciones políticas. Negociaciones que, el miércoles, pueden tomar la forma de una pulseada pública cuando los 8 diputados y 8 senadores que la integran tengan que definirse sobre el decreto que creó el Fondo del Bicentenario, con el que el Gobierno pretende hacer frente a la deuda con los tenedores de bonos externos y el veto parcial a la reforma política. "Podemos aceptar que seamos cuatro diputados opositores en lugar de los cinco que reclamamos si tenemos la Presidencia", confíó a Crítica de la Argentina, el titular del bloque radical en la Cámara baja, Oscar Aguad. El último intento de acuerdo se había buscado el martes pasado en el despacho del vicepresidente Julio Cobos. Desde ese día no hubo nuevos contactos ni llamados telefónicos.

Como no sucedió en anteriores ocasiones, y como suele ocurrir en los momentos de declive político, el kirchnerismo mostró ante Cobos sus propias contradicciones. El jefe de la bancada oficialista en el Senado, el rionegrino Miguel Ángel Pichetto, le había confiado a su par Gerardo Morales que estaba dispuesto a sesionar en la primera semana de enero. Concretamente el 4. Lejos de esa posición, el diputado K Agustín Rossi propuso que la bicameral se reuniera en febrero. Poco pesaban los argumentos de los radicales Morales, Ernesto Sanz y Ramón Mestre de que los tiempos de los dos últimos decretos firmados por Cristina Kirchner se acercan a su fecha límite y que terminarían consagrados mediante la "sanción ficta", como se denomina al silencio.

Ante la cerrazón del santafesino, que ya había planificado sus vacaciones anuales, con viaje al exterior incluido, Cobos se comunicó con el jujeño Eduardo Fellner, titular de Diputados. En un aparte, ambos coincidieron en que la cita sería el miércoles 30. La demora correría claramente a favor del Gobierno. El tiempo no sólo le permite intentar nuevas negociaciones para conseguir la mayoría, sino que además le permite firmar decretos de necesidad y urgencia y postergar su tratamiento parlamentario. El kirchnerismo siempre recurrió a la cronoterapia.

La pelea por la presidencia no es algo menor. "Preside y conduce el que tenga mayoría", dijo a este diario el senador cordobés Ramón Mestre. Claro que esa mayoría no es nítida. Lo único real es que este año la titularidad de la comisión la tendrá un diputado. El kirchnerismo propondrá a Rossi y la oposición llevaría el nombre del radical bonaerense Rubén Lanceta.

Un opositor que habló con este diario destaca "que la mayoría es necesario mostrarla en el recinto, donde finalmente se aprobarán o rechazarán los DNU". Eso es lo que precisamente preocupa al oficialismo. En Diputados el escenario le resulta más que adverso, pero en el Senado no está tan lejos de imponerse. Para ser rechazado, un DNU tiene que ser votado en contra por ambas cámaras del Congreso. Aunque el espacio de la Coalición Cívica eligió a la diputada Marcela Rodríguez para sentarse en esa bicameral, en diálogo con este diario, la legisladora Patricia Bullrich, adelantó que "el miércoles vamos a estar allí". El virtual empate con el kirchnerismo es un escenario nuevo que entusiasma a Bullrich porque "muestra la nueva correlación de fuerzas".

Además de no tener mayoría, ninguno de los dos grandes espacios políticos tiene quórum propio. La bicameral fue creada por ley y, a pesar de que en ella se establecía que se daría un reglamento propio, éste no fue redactado. Un legislador que supo integrarla confió a este diario que en años anteriores, en los que el kirchnerismo tenía clara mayoría, la práctica usual era esperar media hora para el comienzo. Si en ese lapso no se alcanzaba el quórum necesario de 9 legisladores, se levantaba la sesión. Algo a lo que en esta ocasión podría apelar el kirchnerismo, pero para eso tendría que unificar la posición de sus dos bancadas. Esa función es la que se cumple habitualmente mediante un llamado telefónico proveniente de la Quinta Presidencial de Olivos. Un senador que pidió reserva de su nombre aventuró que "seguramente se conformará la comisión, se debatirán los dos decretos, pero la elección de autoridades se postergará para febrero o más adelante".

Los dos decretos que estarán bajo la observación de la bicameral

FONDO DEL BICENTENARIO

El 29 de diciembre se cumplen 10 días hábiles desde la firma del decreto que creó el Fondo del Bicentenario.

El anuncio de Cristina Kirchner fue realizado el 14 de diciembre cuando informó sobre la constitución del denominado "Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento y la Estabilidad", constituido por 6.500 millones de dólares de reservas del Banco Central.

El Gobierno lo utilizará para hacer frente a las deudas con bonistas y vencimientos de organismos internacionales de crédito. La oposición cuestiona la afectación de las reservas del Central con ese objetivo y pide revisión.

REFORMA POLÍTICA

Se trata de un veto parcial a la Ley de Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral, que fue sancionada el 3 de diciembre y que fue publicada con observaciones el 14 de diciembre.

A través de los dos artículos vetados, el Gobierno modificó los plazos para la vigencia de los nuevos requisitos que deben tener los partidos políticos para ser considerados como tales. Al eliminar la fecha tope del 31 de diciembre de 2011, obliga a las fuerzas a ajustarse a la nueva normativa para participar en las internas de agosto de 2011, afectando a los partidos más chicos.

Comentá la nota