En el último recambio, se fueron de la Costa más de los que llegaron

En el último recambio, se fueron de la Costa más de los que llegaron
En el inicio de la segunda quincena de febrero hubo demoras en la vuelta a casa.
En el último recambio de la temporada de verano las cantidades han sido desiguales: se fueron más turistas de los que llegaron a la Costa Atlántica. La venta de pasajes de ómnibus hacia Mar del Plata cayó en relación a los últimos fines de semana, al tiempo que para muchos el fin de las vacaciones fue provocado porque esta semana comienzan los exámenes en universidades y colegios secundarios y los preparativos ante el muy cercano inicio de las clases. En el regreso, hubo demoras en las entradas y rutas hacia Buenos Aires.

Muchos optaron por salir temprano, a pesar de que con las primeras luces se advertía que el día sería espectacular. Hizo más de 30 grados y el cielo se mantuvo completamente despejado.

Pero las rutas comenzaron a cargarse en dirección a la Ciudad de Buenos Aires. Para el fin de semana, debido el intenso movimiento previsto en las rutas, hubo restricciones para los camiones en las rutas de los centros turísticos, por disposición de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

Pero eso no impidió algunos inconvenientes: hubo demoras de hasta una hora en la ruta interbalnearia 11, entre General Lavalle y Esquina de Croto, con colas de más de cinco kilómetros de autos.

A la tarde, por la autovía 2 transitaba unos 1.100 autos por hora, por momentos formándose colas, sobre todo en el peaje de Samborombón. Además, en varias zonass la velocidad de la caravana no suberaba los 50 kilómetros por hora. El inspector Orlando Mansilla, jefe de Zona Operativa Vial Mar del Plata informó que por el puesto caminero de Camet salieron de la ciudad un promedio de 30 a 35 autos por minuto. "Se juntaron dos cosas, que es domingo y fin de quincena. El tránsito es muy intenso", dijo.

En cambio, en dirección a Mar del Plata y el resto de los destinos de la Costa Atlántica, el flujo de tránsito fue menor. "Estimamos una proporción de 1 a 3. Cada tres autos que salieron hacia Buenos Aires, uno entró a la Costa", precisió Mansilla.

Lo mismo ocurrió en la terminal de ómnibus. Las empresas debieron adicionar servicios para responder a la demanda para el regreso y las ventas de pasajes para los destinos costeros cayeron. "Vendimos mucho menos que cualquier otro fin de semana con recambio", sostuvo el encargado de la boletería de un pool de empresas de micros de larga distancia.

"Creemos que se va a notar en las playas en los próximos días", dijo un operador inmobiliario del centro. Febrero arrancó algo flojo, a pesar de los fuertes descuentos y el sinnúmero de promociones desplegado para incentivar al turismo. Y el mal tiempo de los primeros días del mes obligó a muchos a cancelar reservas; pero luego hubo un repunte importante.

A pesar del éxodo de ayer, las playas se mostraron como en el mejor día de enero. Sol y calor desde temprano obligaron a los locales también a ir a las playas, junto a aquellos que siguieron las recomendaciones de la Agencia de Seguridad Vial: salir a la ruta después de las 22.30 para evitar demoras.

No terminó aún la temporada de verano, pero el inminente inicio de las clases (la primera semana de marzo) y el comienzo de los exámenes finales en universidades y de mesas para previas y materias en marzo en los colegios secundarios marcó el fin de las vacaciones para muchos, especialmente para docentes y los jóvenes que veraneban solos.

Para lo que resta del mes hay pocas reservas de alquileres, por eso los martilleros estiman que ocurrirá lo mismo que en los últimos fines de semana, con turistas arribando directamente a las inmobiliarias para cerrar el contrato de alquiler en el momento, no sin antes regatear un poco aprovechando la oportunidad.

Comentá la nota